jueves, 27 de septiembre de 2007

Admirar

A veces tenemos nuestras capacidades dormidas, aletargadas , y algo de repente las despierta. Una de esas capacidades es la de admirar. ¿Admiras a alguien?¿Por qué?

15 comentarios:

José dijo...

me cuesta responder a esa pregunta, tal vez porque tengo dormida esa capacidad. Lo intento un poco más y entonces recuerdo a un amigo, Paco. Es bastante mayor que yo, también profesor. Y me demuestra con su ejemplo que uno puede tener muchos años y no perder la ilusión por su trabajo, por proyectos nuevos, por la gente. Hacerse mayor puede llevarnos a la amargura, pero no necesariamente. Hay gente mayor que es todo un ejemplo de vitalidad e ilusión.

Anónimo dijo...

No admiro a nadie, creo que todos podemos llegar a ser admirables, en todo caso, admiraría al que tiene el suficiente valor como para convertirse en lo que puramente quiere sin importarle lo demás.
Y a los que saben amar y ser amados, quizá sea envidia.

Admiro a la chica y al chico de esta canción : Ismael Serrano - La Huida , no puedo evitar llorar de felicidad que me invade con esta letra.

Anónimo dijo...

Admirar no es mas que un verbo que pocas veces utilizamos, esto es debido a que cuando admiramos no vemos los fallos de la persona admirada pero una vez que los vemos, que sabemos que esa persona es "imperfecta" dejamos de admirarla para simplemente tenerle respeto.
Es por eso que la admiracion es efimera. No es mas que una vaga ilusion por alguien que al poco desaparece.
*****

PD: me refiero a imperfecta porque muchas veces "admiramos" a personas que para nosotros son perfectas y que realmente luego no lo son.
Y es por eso ke esta palabra es tan efimera, porque no hay nadie en el mundo ke sea PERFECTO...

José dijo...

¿podemos admirar algo que no sea una persona?

Anónimo dijo...

Yo pienso que no, tu puedes admirar la forma de pensar de alguien, su manera de actuar,.... pero no puedes admirar tu coche o tu casa, te puede gustar, sentirte orgulloso, etc
*****

Anónimo dijo...

Esta es la letra que comentas, por si a alguien le interesa:



Artista: Ismael Serrano
Album: Los Paraisos Desiertos
Canción: La huida

Ella tiene quince primaveras, pocas mentiras que contar,
dos pendientes de primero y aún no ha visto el mar.
Mientras lo espera sobre la acera, se derrumba el mundo.

Él tiene dieciseis agostos y una nube que robó,
y versos de Extremoduro volando en la habitación.
Mientras la sueña copia un poema que luego hará suyo.

Y como cada tarde, la ciudad se detiene en el instante
en el que él la pasa a recoger.
"¿Qué tal en clase?". "Llegaste tarde". "No me riñas, ven".

Y ella aprieta contra el pecho la carpeta, y en el cielo
anémonas de humo, antenas de coral.
"Si quieres, mi vida, te rapto yo un día y te llevo a ver el mar".

Una tarde como otra cualquiera él la pasará a buscar
con el alma en un pañuelo, con el coche de papá.
"Sube al barco, niña. Ésta es la huida que te prometí".

Ojalá que tengan suerte, tal y como lo soñamos,
y al paraíso les lleva a la Nacional 4.
"Amor, ¿por qué lloras? ¿Qué es lo que te pasa?" "Será que soy feliz".

Y nada más pasar Despeñaperros se les echa encima el sueño
y las ganas de compartir sudores.
"Paro y nos dormimos". Fuera queda el frio con la oscura noche.

Al rato, el coche queda lleno de vahos y de vuelos,
en playas infinitas, carretera sin fin.
Arenas desiertas, mil atardeceres que acaban en ti.

No será la luz del alba lo que los despertará,
ni una gran ola rugiendo, no será el olor a sal:
una pareja de picoletos pegándoles voces.

Como el cristal de los sueños, de camino al cuartelillo.
Se han quebrado un par de vidas entre broncas y gritos.
¿A quién se le ocurre? Se deshace una nube y una ola se rompe.

Y ya de vuelta a la ciudad, donde nunca sabe a sal,
la piel y la lluvia, que a veces te besa,
se van para casa, escuchan aullidos, golpes que no cesan.

Los viejos les prohibieron la salida, el tiempo fue arando sus vidas,
quemando poemas, carretera sin fin.
De vuelta hacia casa mil atardeceres que acaban sin ti.

La ciudad se siguió derrumbando, en la acera mientras tanto
anémonas de humo, antenas de coral.
Él se pierde en la bruma, ella sólo recuerda cuando mira el mar.

Le asalta la duda de estar viva y recuerda alguna huida
cuando aún no sabía mentir.
"Amor, ¿por qué lloras? ¿Qué es lo que te pasa?" "Será que soy feliz".

Anónimo dijo...

una vez vi un tigre de verdad encerrado en una jaula. Era increible y creo que sentí admiración y a la vez un poco de tristeza.

Anónimo dijo...

Escribe Borges en algún lugar que los gatos son un invento de Dios para que pudiéramos acariciar a un tigre. Los gatos me provocan admiración...

Anónimo dijo...

Yo soy ex-alumna del Jesús María y siempre he sentido admiración por una profesora del Jesús María. Creo que ha sido mi ejemplo a seguir desde que la conocí, creo que ha infludído muchísimo en mi vida, y creo que la carrera que quiero estudiar es gracias a ella, por haberme inculcado el amor por la economía, supongo que ya sabéis quien es esta profesora... La tuve desde pequeñita, fue mi tutora en 4º y en primero me dio economía, ahora que me ido en segundo, por otros motivos, y auqnue parezca mentira jeje, echo de menos sus clases..jeje...
Creo se debe sentir admiración por aquellas personas que te han inculcado algo en tu vida, aquellas personas que sabes que no son perfectas pero hacen todo lo posible por educarte y enseñarte el amor por lo que ellos aman...

Por cierto Jose, también echo de menos tus clases y tus dinámicas, mis clases de filosofía ahora se limitan al libro...

José dijo...

...pues gracias.

Unos cometarios más arriba alguien decía que no se podía admirar a nadie porque nadie es perfecto. Eso me dio que pensar. Pero en tu cometario veo una respuesta con la que me quedo:son admirables aquellas personas que, imperfectas, intentan enseñarnos el amor por lo que ellos aman.

Anónimo dijo...

Pienso ke en esos casos admiras a la persona, pero mas ke a la persona admiras sus acciones,lo ke te enseña,lo ke aprendes....
*****

Anónimo dijo...

Yo pienso que claro que se puede admirar algo que no sea humano, la palabra admirar tiene muchos sentidos. Yo, por ejemplo admiro una realidad no material ni humana como es mi equipo de futbol, porque me enorgullecen sus señas de identidad, su aficion de la que soy participe y todo lo que me hace sentir: sufrir y disfrutar.

Anónimo dijo...

¿un equipo de futbol no es una realidad humana?

Anónimo dijo...

yo admiro a mis padres , x la forma q tienen de protegerme , de quererme y de sacrificarse x mi ,ojala yo algun dia sea tan buena madre como ellos.

Anónimo dijo...

yo a veces los admiro y otra no puedo ni mirarles.