miércoles, 10 de octubre de 2007

Lapsus

Nos dicen los antiguos, y los que no lo son tanto, que uno mismo no es una realidad simple y sin partes, sino que albergamos en nosotros aspectos diferentes, distintas almas que a veces colaboran entre sí y otras entran en conflicto. Una experiencia que nos sirve de pista para detectar esos conflictos interiores son los lapsus. Pretendes hacer una cosa y de repente te encuentras haciendo otra. ¿ Qué sentido tendrán?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso es ser demasiado rebuscado, simplemente antes de realizar la acción que tenías pensada tu mente se distrae con otra cosa que desvía su atención, no creo que sea una confrontación entre "dos almas". Cedo todas mis posesiones a aquel que demuestre que tenemos alma, o varias, en este caso.

Anónimo dijo...

ESO ES FÁCIL DE DEMOSTRAR

Anónimo dijo...

Demuéstramelo científicamente, de una manera que yo puedo ver realmente que existe.

Anónimo dijo...

Yo también quierop ver esa demostración

Anónimo dijo...

¿dónde está esa demostración? ¡venga!

Anónimo dijo...

!Vamos! Ven aquí y da la cara. Demuéstralo.

Anónimo dijo...

Hubo un tiempo en el que se creía que un ser humano era un compuesto de alma inmortal y cuerpo mortal. Después, mucha gente dejó de creer en el alma inmortal, pero siguieron creyendo en un cuerpo mortal, su hermano gemelo. Pobre cuerpo. ¿Qué sería antes de que lo dividieran en dos? Yo no lo sé, pero lo siento cuando me pierdo en el de mi chica.