domingo, 16 de diciembre de 2007

Preguntas para Filosofía II (2ª evaluación).

Leamos este texto de Aquino:

"La tercera vía considera el ser posible o contingente y el necesario, y puede formularse así. Hallamos en la naturaleza cosas que puedan existir o no existir, pues vemos seres que se producen y seres que se destruyen, y, por tanto, hay posibilidad de que existan y de que no existan. Ahora bien, es imposible que los seres de tal condición hayan existido siempre, ya que lo que tiene posibilidad de no ser hubo un tiempo en que no fue. Si, pues, todas las cosas tienen la posibilidad de no ser, hubo un tiempo en que ninguna existía. Pero, si esto es verdad, tampoco debiera existir ahora cosa alguna, porque lo que no existe no empieza a existir más que en virtud de lo que ya existe, y, por tanto, si nada existía, fue imposible que empezase a existir cosa alguna, y, en consecuencia, ahora no habría nada, cosa evidentemente falsa. Por consiguiente, no todos los seres son posibles o contingentes, sino que entre ellos, forzosamente, ha de haber alguno que sea necesario".

Contesta a las siguientes preguntas:

1) Indica la propuesta filosofica del texto, citando la frase que la recoge y glosándola brevemente.
2) Relaciona el contenido del texto con el pesamiento del autor.
3) Dinos si el argumento del texto te parece adecuado o no, justificando tu respuesta.
4) En breve estudiaremos a Descartes, autor que nos va a plantear, entre otras cosas, cómo los sentidos no son un fundamento firme para nuestro conocimiento porque a veces nos engañan. Pues bien, busca algo (un juego, una imagen, un truco , lo que se te ocurra) con lo que podamos experimentar en clase que los sentidos nos engañan.

Fecha de entrega: 2ª semana tras el regreso de las vacaciones, en la última clase.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿qué relación hay entre la inmutabilidad de la ley natural y el que sea necesaria?

José dijo...

Necesaria aquí es que no es relativa a las opiniones, o la sociedad, al momento histórico, sino que permanece sin cambios. Aquello que no cambia es necesariamente lo que es. El triángulo no tiene ahora tres lados, mañana 5 y pasado mañana de nuevo tres. Tiene tres lados necesariamente y esa necesidad se expresa en su inmutabilidad.