viernes, 23 de mayo de 2008

El Banco del Tiempo y mi bicicleta.

El sábado pasado se pinchó la rueda delantera de mi bicicleta durante un paseo por la rivera del Henares. Ayer la arreglé, pero de un modo muy especial. No llevé la bicicleta a un taller sino que llamé a José, un socio del Banco del Tiempo de Alcalá que repara bicis. Quedamos en su casa y revisó la rueda, los frenos, y la cadena. Terminado el trabajo yo le entregué no un euro, ni diez, ni veinte, sino un “cheque “ de tiempo por valor de una hora. Con ese cheque él puede acudir a cualquier otro socio del Banco del tiempo y solicitar algún servicio que dure también una hora de tiempo. Puede ser una clase de inglés, o de sevillanas, o de cocina... La lista de servicios es enorme. Como puedes comprobar, no se intercambian servicios por dinero, sino por tiempo.

Si quieres saber más sobre los bancos de tiempo puedes empezar por aquí:

http://es.wikipedia.org/wiki/Banco_de_tiempo

Nosotros, por nuestra parte, vamos a crear un banco del tiempo escolar en el Instituto el próximo curso. Alumnos, profesores y padres tenemos muchas cosas que ofrecer y solicitar los unos de los otros. Y el dinero no es el único medio... ¿Qué te parece la idea?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no está mal. Te ahorras un dinero.

Anónimo dijo...

¿Dónde hay bancos del tiempo?

José dijo...

En esta web hay un mapa de algunos. TAmbién se puede llamar a los Ayuntamientos.

http://www.red-bdt.org/?q=Mapa_banco_del_tiempo