martes, 23 de diciembre de 2008

Regalo de Navidad: Mircea Eliade.

Estos días estoy releyendo un libro del historiador, filósofo, y antropólogo rumano Mircea Eliade, "Lo profano y lo sagrado". El motivo es el de preparar una charla para algunos alumnos que insistentemente me han preguntado, al encontrarnos con el tema de Tomás de Aquino, "qué pienso yo de Dios". De Dios a lo divino, de lo divino a lo sagrado, de lo sagrado a lo que no se sabe, de la irrúpción de lo Totalmente Otro a la ausencia de los dioses: huída de los dioses, muerte de Dios... Ya veremos como responder a ese problema.
Sea como sea, al buscar algunos datos sobre Mircea Eliade me encuentro con una página en la que podemos encontrar muchas de sus obras. Recuerdo la impresión que me produjo la lectura de "El mito del eterno retorno". Pues la obra puedes leerla aquí, así como "Lo profano y lo sagrado" y muchas otras. Más cosas buenas que son gratis.
Feliz Navidad.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Preguntas para la 2ª evaluación (1º y 2º de bachillerato).

Tanto si eres de 1º como de 2º, elige una de las dos opciones siguientes y complétala (insisto por si lo dudas: basta con hacer una opción):

Opción 1)
Lee el texto de José Antonio Marina anterior a esta entrada (sobre la dimensión divina de la realidad) y contesta a las siguientes preguntas:
1) ¿Qué notas o aspectos caracterizan, para el autor del texto, la dimensión divina de la realidad?
2) ¿Qué razones nos da el autor del texto para afirmar la existencia de tal dimensión?
3) Valora esas razones (es decir, examínalas y señala si te parecen correctas, razonables, criticables o equivocadas).
4) En general y con tus palabras: ¿qué piensas del tema del texto?

Fecha de entrega: semana del 12 al16 de Enero, en la primera clase.


Opción 2)
-Visitaremos el caleidoscopio gigante (La Torre) instalado en el Museo de Arte Reina Sofía. Día: el sábado 20 de Diciembre. Hora: 15:30. Lugar: entrada al museo. Pasaré una lista de asistencia, así que no te olvides firmar. Entrada gratis.
(Si no puedes venir, hay una segunda fecha: sábado 10 de Enero, a la misma hora, y en el mismo lugar).

-Contesta por escrito a las siguientes preguntas:

1) Describe con tus palabras: a) lo que has sentido dentro de la Torre; B) lo que te ha hecho pensar esa experiencia.
2) Relaciona esta experiencia con alguno de los temas estudiados a lo largo de todo el curso, justificando tu respuesta.
3) ¿Percibimos el mundo tal como es? Responde a esta pregunta en un mínimo de 5 líneas.

Fecha de entrega: semana del 12 al16 de Enero, en la primera clase.

Sobre Dios y lo divino de la realidad.

En varias clases, tanto de 1º como de 2º, hemos discutido sobre el tema de Dios y su existencia. Para alimentar más esa discusión, aquí tenéis un texto del escritor español José Antonio Marina que da mucho que pensar.

“¿Qué pienso realmente del contenido de la religión?¿Qué pienso, por ejemplo, de Dios? No he experimentado ninguna iluminación especial, por lo que hablo de oídas y leídas. En “Dictamen sobre Dios” mantuve que la filosofía sólo podía llegar a afirmar una dimensión divina de la realidad, pero que no podía decir nada sobre Dios. Me veo forzado a admitir esa dimensión divina porque “la realidad” considerada en bloque, totalmente, tiene algunos de los predicados que tradicionalmente se atribuyen a Dios. Ha de ser autosuficiente, porque cualquier ser del que dependiera habría de ser también real. Ha de ser eterna, porque ¿de quién iba a proceder su existencia que no fuera también un ser real? Ha de ser ilimitada, porque “la nada” no puede limitar. La realidad es el “sí” absoluto y esto, curiosamente, es lo que dice San Pablo de Dios.
Pero como filósofo no puedo ir más allá. No sé si una parte de la realidad es origen, por creación o emanación, del resto de la realidad que sería el cosmos material. No tengo ni idea de cómo puede explicarse la existencia de la realidad. Por eso el fenómeno del “existir” me parece el gran fundamento de lo religioso. La existencia es el gran misterio, y en ella hago residir la dimensión divina de la realidad (...).
Esta dimensión divina de la realidad tiene un vocero, un anunciador: el ser humano. Sin él no habría Dios. Habría una realidad última, el absoluto, la dimensión divina de la realidad, pero no Dios. Dios es el modo como la conciencia humana –algunas conciencias humanas- profieren, expresan, conceptualizan esa realidad misteriosa que nos mantiene en el ser y nos impulsa. Ésta fue, creo yo, la gran intuición de Tomás de Aquino, que mantuvo que el hombre participaba de la existencia –del esse- divino, o de los Padres de la Iglesia griega, que insistieron en la deificación del ser humano, o del maestro Eckhart, que señalaba “Dios nace en mi alma” ”.


Con este texto podemos continuar la discusión.