lunes, 26 de enero de 2009

Demostrando a Dios.

Hace unos días tuvimos unas clases con bastante debate y discusión alrededor de esta argumentación de Descartes, entre otros autores: a Dios, sumamente perfecto, no le puede faltar la existencia, que es una perfección, del mismo modo que no cabe concebir un triángulo cuyos ángulos no sumen dos rectos o una motaña sin valle.
Algunos alumnos pensaban que son más perfectos 100 euros en el bolsillo que sólo en el pensamiento, pero cuando luego aplicaban eso a la idea de Dios no les gustaba el resultado. Otros alumnos, estos creyentes, se resistían a demostrar de esta manera la existencia de Dios e incluso pensaban que ese Dios demostrado no es el Dios al que se reza. Ahora te toca a ti.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

En Dios, y más concretamente, tal como está representado en las actuales religiones, pienso de esta forma:

-A le dice a B: (ateismo)

.Tengo una pelota.
-Ah sí,? Demuéstramelo.
.Aquí está.(Se la muestra)
-Ok, tienes razón.

2º Caso. A le dice a B.(Religión)

.Tengo una pelota.
-Ah, si?Demuéstramelo.
.No puedes probar que no la tengo!

No existe Dios como tal, sino una representación moral de las cosas que en realidad nos parecen buenas. Dios es la naturaleza y la sabiduría, aquello que nos hará felices, nuestra subjetividad.
No existe nada sobreterrenal. Eso es miedo y angustia, y tambíen, falta de cultura, amor propio y razón.

No entiendo como puede haber gente que base su existencia en el sufrimiento y el servicio a un ente. Puedo entender el sacrificio a corto plazo, para conseguir un placer.

Y como oi decir a Escohotado:

"La verdad es la realidad de las cosas, por lo tanto no se puede contraponer a la mentira. Es un ser individual, por lo tanto, una sustancia. Es como la mesa, que no tiene no-mesa."

Anónimo dijo...

No creo que haya otro mundo más allá de éste. Ni falta que hace. Este mundo ya alberga a otros dentro de sí.

Por eso sí que hay algo sobre terrenal. Este mundo, el único que hay, guarda dentro de si infinitos mundos.

El otro mundo es éste. Este mundo guarda otros mundos. Esa es "la experiencia secreta"

Anónimo dijo...

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía.

Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas.

De pronto, tocaron el tema de Dios.

El barbero dijo:

- Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

- Pero, ¿por qué dice usted eso? -pregunta el cliente.

- Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe. O... dígame, ¿acaso si Dios existiera, habría tantos enfermos? ¿Habría niños abandonados? Si Dios existiera, no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión.

El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería, vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo; al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado.

Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.

- ¿Sabe una cosa? Los barberos no existen.

- ¿Cómo que no existen? -pregunta el barbero- Si aquí estoy yo y soy barbero.

- ¡No! -dijo el cliente- no existen, porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

- Ah, los barberos si existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mi.

- ¡Exacto! -dijo el cliente-

- Ese es el punto. Dios sí existe, lo que pasa es que las personas no van hacia él y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

Anónimo dijo...

Si alguien nos pide la pelota, se la podemos mostrar. Si alguien nos pide a Dios, no se lo podemos mostrar. ¿De eso se trata? Bien. Pero no es tan sencillo. Cualquier realidad, a la vez que se muestra, se oculta y deja una parte de si misma alojada en el misterio. Ninguna realidad está presente en su totalidad, dada de una vez por todas, en "carne y hueso".

Todo presente guarda la huella de lo ausente.

Nunca ha habido una presencia plena de nada.

Toda presencia es signo de algo ausente, algo por venir, algo que ocurrió, sin que podamos llegar nunca a un presente completo.

Anónimo dijo...

no entiendo las 5 vías de Santo Tomás de Aquino

José dijo...

Tienes que concretar más la pregunta. Cuando lo hayas hecho, déjala en la sección "No entiendo nada de filosofía".

Anónimo dijo...

Si, siempre se trata de una verdad con mínusculas, pero la formación y el camino hacia la introspección y la felicidad pasa inevitablemente por negar a Dios y darse cuenta de que cualquier placer sobreterrenal, cualquier esperanza futura que te da un ente irreal es uno de los muchos métodos de represión y adoctrinamiento de los que de la marrullería hacen arte.

Y para el del barbero, ¿puédes demostrar que existe, alguna prueba o hecho científico? ¿o es sólo un sentimiento subjetivo del que haces partícipe con tu comunidad religiosa?

Anónimo dijo...

Yo pienso que cuando nos entretenemos en intentar demostrar a Dios es que ya hemos perdido la relación con él y tratamos de recuperarla artificialmente mediante razones. Pero algo se perdió para siempre. Cuando quieres a alguien no te paras a buscar razones que lo demuestren. Las buscas cuando ya no lo quieres como antes.

Anónimo dijo...

¿pero de qué hablais? Cuando uno entra en una iglesia no encuentra nada en ella. Está vacía.

Anónimo dijo...

vacías están las almas de los corazones que no escuchan, si Dios no existe la vida es una cosa tan absurda y tan inválida que no merece la pena, porque no hay esperanza NINGUNA por tanto tiremonos desde la terraza o a un paso de cebra porque va a a dar igual

Anónimo dijo...

Que las iglesias estan vacias...si, y si te abres el corazon solo vas a ver musculo y sangre, pero se siente cuando algo nos hace daño (y por si alguien se pasa de listo, no hablo de un puñetazo), y tambien estan vacios los besos; solo son presion y contacto, pero bien que gustan... Las iglesias solo son un simbolo, el lugar en el que se suelen reunir los creyentes para que no les de una hipotermia con estas temperaturas, pero si te informas, tambien se hacen convivencias y quedadas al aire libre.
De todas formas, las iglesias solo son para los cristianos practicantes...hay bastantes mas religiones y dioses y tambien hay bastantes mas maneras de plantearse la religiosidad.
¿Y si Dios no existe la vida no tiene sentido y es mejor tirarse a las vias?
¿Entonces sabes que existe con total seguridad? Vaya, pues eres ,sin duda alguna, una persona privilegiada...Claro, le has visto. O mejor, seguro que sabes un monton de razones que explican con claridad por que Dios existe y es imposible que no exista, logico.

Anónimo dijo...

Una vida con fé y esperanza no vale nada. Ambas sólo sirven para depreciar la vida.

Y tu razonamiento, amigo de arriba, es lo que es absurdo e inválido.

Había ya hace miles de años un rabino, y su alumno, y le dijo éste al maestro.
-Estoy pensando hacerme monje para servir mejor a nuestro señor.
-¿No te vale con la de prohibiciones que tiene la ley para imponerte más, subnormal?

En serio, lo que es realmente absurdo es que existan a día de hoy pensamientos tan corruptos e irracionales.

Anónimo dijo...

bien dicho anónimo! con un par de narices has dicho lo que había que decir, Dios te bendiga!

Anónimo dijo...

Los sentimientos se ha demostrado ya hace bastante tiempo que se deben a nuestro índice de cerebración único en el planeta y a complejos procesos químicos.

En serio, ¿sois capaces de demostrar la existencia de un ente superior, de forma lógica y estructurada, sin basaros en estúpidos empirismos y sensaciones subjetivas? Por supuesto que no.

El que se crea que va a ir al paraíso, mejor se haga mahometano de inmediato.

Anónimo dijo...

Que no se pueda demostrar de forma convincente no significa que no exista. ¡Eso sería una falacia!

Los ateos tenéis tantos problemas para demostrar que Dios no existe como los creyentes para demostrar que existe.

Anónimo dijo...

La diferencia de la demostración científica es que se basa en teorías vinculadas a la observación y la comprobación, y la demostración teológica se basa en la ignorancia y las promesas supraterrenales.

El problema de los religiosos es que para vivir no son ellos, necesitan de los demás, pobre gente ignorante, a diferencia de la racionalidad.

Anónimo dijo...

queridos aigos hablais de la ciencia como si del mismo Montesquie se tratase, debeis saber que la ciencia ha demostrado que ser ateo es un comportamiento antinatural, es decir, ser creyente (no digo de que) es algo natural, por tanto vuestra amiga la ciencia y la razon os acaban de dejar un poc al descubierto porque quien a hierro mata ya sabeis como sigue

Anónimo dijo...

Es algo natural en la gente de mente débil e ignorante. Es una simple adaptación ante el miedo a la muerte y lo desconocido. Los animales no tienen conciencia propiamente dicha, y tienen la misma adaptación.

Y sí, es algo natural, pero para los que aún usamos la razón y no confiamos en marrulleros es antinatural y deprecia la vida.

Como dije, el que piense que va a ir al paraíso mejor se haga mahometano de inmediato.

Anónimo dijo...

Hay creyentes en la Razón tan peligrosos como algunos creyentes en Dios. Ponen a una (la razón) en el lugar del otro (dios). No reconocen lo límites de la razón, sienten miedo y por eso arremeten contra todo lo que les recuerde esos límites.

¿Qué tal si dejamos ya tantos miedos y reconcemos el caracter misterioso de la realidad? La razón la investiga, sin desentrañarla nunca del todo. La religión la simboliza, sin que ninguno de sus símbolos agote el misterio.

Anónimo dijo...

Pero no puedes tratar de desvelar los misterios de la realidad a través de la religión. Es más adecuada la introspección para esto.

Viruoll dijo...

Dios es algo subjetivo dependiendo de la fe que uno tenga, hay distintos tipos, un ser superior que ayuda a los demas, otra visión es algo que guarda los sentimientos y a las personas que queremos y estan en el cielo y por último una energía superior que estabiliza el mundo.