viernes, 6 de marzo de 2009

¿Es lo mismo la pasión que el deseo?

¿Es lo mismo la pasión que el deseo? En una clase ha surgido esta cuestión al investigar aquellas acciones que realizamos no tanto para conseguir otra cosa con ellas, sino por sí mismas. Sobre ese tema pensamos lo siguiente:

El deseo persigue su objeto, aquello que anhela, y cuando logra atraparlo se consuma y concluye. A la luz del deseo, el pasado es pérdida, el presente búsqueda y el futuro consumación. Pero ¿por qué nos dicen que el deseo es dolor?. Porque al culminar su búsqueda, cesa y termina, pero renace de nuevo en busca de algo que no deja de faltarle. Los objetos que se le presentan no logran saciar del todo su anhelo. Por esa razón el deseo está perpetuamente insatisfecho y busca algo que jamás acaba de encontrar.

Con la pasión ocurre algo distinto. La pasión también busca y anhela, arrebatada como está por aquello que la saca de sí, pero eso que anhela es la reiteración misma de lo que la apasiona. Alcanzar su fin implica insistir en él, lograrlo es a la vez insistir en su repetición. Para ella todo cumplimiento es un nuevo comienzo (para leer más pulsa aquí).

Pero ahora te toca pensar a ti. ¿Son lo mismo?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La pasión es el sentimiento que desprendemos mientras satisfacemos nuestro deseo.

Anónimo dijo...

El deseo tiene principio y fin. La pasión es interminable.