viernes, 1 de mayo de 2009

Nietzsche y el eterno retorno.

¿Qué significa el eterno retorno? ¿Es sólo una extravagancia de Nietzsche, una figura literaria sin más realidad que la del papel, el invento trastornado de un escritor excesivo y solitario, algo que aprenderse sin más para un examen? Sea lo que sea, Nietzsche nos propone con este pensamiento otra experiencia del tiempo. El tiempo no es sólo un continuo pasar en el que cada instante devora al anterior para ocupar su lugar, sin poder evitar enseguida correr la misma suerte. Es posible otra experiencia del tiempo pero ¿en qué consiste?

Fijémonos en algo muy común. Durante este curso nos hemos acercado de nuevo a las ideas de Nietzsche, tal como hicimos en años anteriores. En cada curso se plantearon los mismos temas. Sin embargo no sucedió siempre lo mismo. Cada curso trajo consigo algunas diferencias, preguntas nuevas, sugerencias distintas que nacían de la lectura de un mismo texto. Por lo tanto cada curso trae consigo los mismos temas, que así vuelven, pero en su volver, se presentan siempre de modos diferentes. Siempre lo mismo, siempre diferente.

¿Tendrá esto algo que ver con lo que Nietzsche quiere darnos a pensar? Así lo parece si leemos el siguiente texto de Eugenio Trías (en “La memoria perdida de las cosas”):

“(...) la experiencia es una trama y un tejido, nunca una sucesión concatenada de impresiones. La experiencia supone una idea y una percepción del tiempo que nada tiene que ver con el tiempo del segundero, que es siempre tiempo irrevocable. La experiencia supone una temporalidad de naturaleza muy diferente. No precisamente un tiempo circular. Es erróneo y simplista contraponer la recta realidad del tiempo homogéneo (el Nacheinander kantiano) a la circularidad de un tiempo repetitivo que eternamente retorna. La idea adecuada no sería el círculo, sino la variación musical: siempre repite el mismo tema, sólo que cada vez en una clave diferente, en una disposición distinta de los elementos que lo componen. De hecho el tema sería el halo que desprende el movimiento siempre abierto de la variación: nunca sería un principio originario, un modelo. En este sentido debe entenderse la experiencia como la trama de variaciones que, entre sí, se responden y corresponder” .

¿El tiempo como repetición de lo mismo que implica producción de diferencias -y viceversa? ¿No uno, sino dos calendarios (uno sucesivo, otro intempestivo) que se entrecruzan y juegan entre si en una danza sin fin?.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La insoportable levedad del ser, de Kundera te explica muy bien el concepto del eterno retorno.

Es una gran desolación que sólo haya una vida, y encima no es posible ensayarla. Las cosas sólo ocurren una vez, de forma única.

José dijo...

Lo leí hace mucho y no lo tengo a mano. ¿Podrías dejar aquí una cita, un fragmento, o alguna página donde lo explica? Intentaré sacarlo de una biblioteca.Gracias.

Anónimo dijo...

Yo lo leí también hace bastante tiempo y no recuerdo, pero los primeros capítulos se pasa divagando acerca del eterno retorno y aplicándolo a la vida.

Así que ojea los, digamos, las primeras cincuenta páginas.

José dijo...

Gracias.
Hoy me ha pasado una amiga un enlace al libro y es justo al comienzo cuando realiza una reflexión excelente sobre el eterno retorno.

psicologin dijo...

El eterno retno infinitamente invariable, claro está, dentro de sus caracteres variantes como los que ya han mencionado; Es la aceptación de la naturaleza universal en su creación y recreación sobre si misma, es como una oruga en pleno viaje, en una misma ruta recorrida con distinto transporte, con un destino semejante, ser oruga.

Como se dijo alguna vez, El instante no es un momento del pasado, el pasado es una parte de cada instante..

Anónimo dijo...

El eterno retorno es para mi, la aceptación de un destino infinitamente invariable, claro está, dentro de sus caracteres variantes como los que ya han mencionado; Es la aceptación de la naturaleza universal en su creación y recreación sobre si misma, es como una oruga en pleno viaje, en una misma ruta recorrida con distinto transporte, con un destino semejante, ser oruga.
Como se dijo alguna vez, El instante no es un momento en el pasado, el pasado es una parte del instante..

Anónimo dijo...

El eterno retorno está bien explicado en el fragmento del libro donde habla de un fantasma

José dijo...

Supongo que te refieres al libro "La gaya ciencia". ¿Es así?