viernes, 5 de junio de 2009

Un significado de la memoria.

Podemos entender la memoria de muchas maneras, pero hoy, cuando el curso se acerca su fin, nos ocupamos de uno de sus sentidos más especiales: el de la memoria como re-cordar, es decir, como "volver a pasar por el corazón".
En este sentido, rememorar no es traer al presente el recuerdo de las cosas perdidas. Es más bien el retornar de las cosas que nunca se fueron. Pasaron, pero nunca dejan de pasar. Nunca se han ido y al calor de las palabras vuelven en su modo más singular. No como objeto de la voluntad, no como algo con lo que uno puede hacer o deshacer. Más bien son ellas las que hacen en uno lo que no se sabe, lo no previsible ni anticipable. Las palabras de unos versos o de un cuento, los andares silenciosos por sendas y por caminos, o las rememoranzas, las invitan, y cuando llegan, algo ocurre, o mejor, algo va ocurriendo...Uno sueña, imagina, se alegra, se entristece, escucha, descubre, lamenta, asume,decide...
En este sentido, no es uno quien tiene memoria, sino que es la memoria quien le tiene a uno.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo creo que lo realmente importante es saber "vivir" plenamente nuestro presente, pues esa sería una de las garantías para no sentirnos más adelante como si nuestras vidas hubieran pasado sin más

martin dijo...

es muy interesante lo que escribes aqui si si... es justamente lo que estaba buscando muchas gracias Jose

sergio

Anónimo dijo...

No pienso que se oponga el presente al pasado. Entender que la memoria no es sólo origen de la melancolía sirve para vivir el presente como éste se merece.