sábado, 30 de mayo de 2009

Si en algún momento llegas a creerte “rey del mundo”...

Para cada persona que se cree en algún momento “rey del mundo”, ya sea un presidente de gobierno o un modesto delegado de clase, ya sea el dueño de una empresa o un marido rey de su hogar, ya sea un ministro triunfador o un niño mimado que exige a gritos lo que se le debe, para cada “rey del mundo” hay esperando un viento loco y salvaje que tarde o temprano irrumpe en su vida, hace saltar en pedazos los muros invencibles de su reinado y descubre de qué están hechos los pilares de todos los muros: de arena y sal. ¿Quién quiere ser entonces rey del mundo? Marioneta rota que no se explica cómo ha ocurrido todo, dónde se fue su poder ni por qué el mundo ya no le responde. Ése era el gran rey...
No hacen falta grandes sabidurías para descubrirlo, pero conviene hacerlo pronto, porque de lo contrario se nos puede ir la vida en una ilusión.
¿No me crees? Bueno, mientras lo piensas, escucha cómo nos lo cuenta Coldplay en este vídeo.

viernes, 22 de mayo de 2009

Elecciones Europeas.


Un alumno que cumplirá muy pronto 18 años busca información sobre las próximas elecciones al parlamento europeo. Hay direcciones de internet sobre esa cuestión de muy distinto signo y que se acercan a las elecciones desde perspectivas muy diferentes. Incluímos algunas aquí pero si conoces más direcciones, o artículos de opinión que sean relevantes, envíanoslas porque queremos sumar perspectivas.

-Web del Parlamento Europeo.
-Buscador Google.
-Buscador Gloobal.
-Webs de los diferentes partidos políticos que se presentan a las elecciones.

domingo, 17 de mayo de 2009

Antonio Vega

EL SITIO DE MI RECREO

Donde nos llevó la imaginación
donde con los ojos cerrados
se divisan infinitos campos

Donde se creó la primera luz
germinó la semilla del cielo azul
volveré a ese lugar donde nací

De sol, espiga y deseo
son sus manos en mi pelo
De nieve, huracán y abismos
el sitio de mi recreo

Viento que en su murmullo parece hablar
mueve el mundo y con gracia le ves bailar
y con él el escenario de mi hogar.

Mar bandeja de plata, mar infernal
es un temperamento natural
poco o nada cuesta ser uno más.

De sol, espiga y deseo
son sus manos en mi pelo
De nieve huracán y abismos
el sitio de mi recreo,

Silencio, brisa y cordura
dan aliento a mi locura
Hay nieve, hay fuego, hay deseos
allí donde me recreo

martes, 12 de mayo de 2009

¿Vale todo en la lucha contra el terrorismo?

Hoy se ha planteado esta cuestión durante una clase: ¿vale todo para luchar contra el terrorismo? Esta pregunta ha traído a nuestra memoria el caso del G.A.L. y otros ejemplos de terrorismo de Estado. ¿Es legítimo usar cualquier tipo de estrategia para defender nuestra seguridad? Hemos recordado también el argumento de la película “Munich” de Steven Spielberg.

Las opiniones en el grupo estaban divididas y aunque el mayor número de argumentos expuestos tenían que ver con el “sí, vale todo”, fundados en la necesidad de protección frente a la agresión, una ligera mayoría respondía a la pregunta con un “no vale todo”, basándose en la idea de “no convertirse en lo que ellos son”.


¿Qué piensas sobre este problema?

Te invito a conocer la postura de Amnistía Internacional respecto a la lucha contra el terrorismo en los siguientes enlaces.








Y para saber más sobre el caso G.A.L.:



viernes, 8 de mayo de 2009

Ortega, el abismo y la sonrisa.

Repasando algunos textos de Ortega para la PAU me encuentro de repente con uno que me hace saltar en el asiento: “¡éste es!” -me digo- ,“¡aquí está!”.
He escuchado muchas veces a profesores amigos expresar sus objeciones a la obra de Ortega y no sin razón. Yo comparto algunas de ellas, pero cuando regreso a sus escritos siempre me encuentro con algún texto en el cual, por debajo de la retórica modernista o de cierto elitismo, encontramos una alegría de vivir, un humor y una sonrisa regalada a la existencia, que nos hace brincar el corazón. Por eso le estaremos siempre agradecidos. Uno de esos textos es el siguiente:

“El vocablo “vivir” no hace sino aproximarnos al sencillo abismo, al abismo sin frases, sin patéticos anuncios que enmascarado se oculta bajo él. Es preciso que con algún valor pongamos el pie en él aunque sepamos que nos espera una grave inmersión en profundidades pavorosas. Hay abismos benéficos que de puro ser insondables nos devuelven al sobrehaz de la existencia restaurados, robustecidos, iluminados. Hay hechos fundamentales con los que conviene de cuando en cuando enfrontarse y tomar contacto, precisamente porque son abismáticos, precisamente porque en ellos nos perdemos. Jesús lo decía divinamente: “Sólo el que se pierde se encontrará”. Ahora, si ustedes me acompañan con un esfuerzo de atención, vamos a perdernos un rato. Vamos a sumergirnos, buzos de nuestra propia existencia, para tornar luego a la superficie, como el pescador de Coromandel que vuelve del fondo del mar con la perla entre los dientes, por lo tanto, sonriendo” (“¿Qué es filosofía?”, lección X).

viernes, 1 de mayo de 2009

Nietzsche y el eterno retorno.

¿Qué significa el eterno retorno? ¿Es sólo una extravagancia de Nietzsche, una figura literaria sin más realidad que la del papel, el invento trastornado de un escritor excesivo y solitario, algo que aprenderse sin más para un examen? Sea lo que sea, Nietzsche nos propone con este pensamiento otra experiencia del tiempo. El tiempo no es sólo un continuo pasar en el que cada instante devora al anterior para ocupar su lugar, sin poder evitar enseguida correr la misma suerte. Es posible otra experiencia del tiempo pero ¿en qué consiste?

Fijémonos en algo muy común. Durante este curso nos hemos acercado de nuevo a las ideas de Nietzsche, tal como hicimos en años anteriores. En cada curso se plantearon los mismos temas. Sin embargo no sucedió siempre lo mismo. Cada curso trajo consigo algunas diferencias, preguntas nuevas, sugerencias distintas que nacían de la lectura de un mismo texto. Por lo tanto cada curso trae consigo los mismos temas, que así vuelven, pero en su volver, se presentan siempre de modos diferentes. Siempre lo mismo, siempre diferente.

¿Tendrá esto algo que ver con lo que Nietzsche quiere darnos a pensar? Así lo parece si leemos el siguiente texto de Eugenio Trías (en “La memoria perdida de las cosas”):

“(...) la experiencia es una trama y un tejido, nunca una sucesión concatenada de impresiones. La experiencia supone una idea y una percepción del tiempo que nada tiene que ver con el tiempo del segundero, que es siempre tiempo irrevocable. La experiencia supone una temporalidad de naturaleza muy diferente. No precisamente un tiempo circular. Es erróneo y simplista contraponer la recta realidad del tiempo homogéneo (el Nacheinander kantiano) a la circularidad de un tiempo repetitivo que eternamente retorna. La idea adecuada no sería el círculo, sino la variación musical: siempre repite el mismo tema, sólo que cada vez en una clave diferente, en una disposición distinta de los elementos que lo componen. De hecho el tema sería el halo que desprende el movimiento siempre abierto de la variación: nunca sería un principio originario, un modelo. En este sentido debe entenderse la experiencia como la trama de variaciones que, entre sí, se responden y corresponder” .

¿El tiempo como repetición de lo mismo que implica producción de diferencias -y viceversa? ¿No uno, sino dos calendarios (uno sucesivo, otro intempestivo) que se entrecruzan y juegan entre si en una danza sin fin?.