jueves, 19 de noviembre de 2009

¿El embrión humano es una persona?

Ésta es una pregunta delicada por su complejidad, por la diversidad de sus dimensiones y por sus consecuencias filosóficas, éticas, jurídicas…Nos acercaremos al problema con la ayuda de tres autores españoles: Xavier Zubiri, Pedro Laín y Diego Gracia.

Respecto al inicio de la vida humana personal, Zubiri mantiene en un momento de su obra que con la integración en el óvulo de la carga genética del espermatozoide se inicia el proceso irreversible de hominización, o sea de constitución de un nuevo ser humano. La célula germinal humana, a diferencia de otras células germinales animales, es una sustantividad psico-somática, un ser humano personal. El individuo humano está ya integralmente constituido en la célula germinal; todo lo que vaya a ser su humana sustantividad individual está en su célula germinal: las estructuras germinales somáticas y su psique intelectiva.

En cambio Pedro Laín, defiende una posición distinta. Su reflexión sobre el inicio de la vida humana personal repara, entre otros aspectos, en lo siguiente: la embriología experimental y la ingeniería genética han demostrado que hasta cierto nivel de su desarrollo todos los embriones, sometidos a determinadas condiciones experimentales, dan lugar a formas vivientes ajenas a la especie a que pertenecían. Por lo tanto, durante sus primeras fases, en el embrión no existe una potencialidad unívocamente específica. No podemos afirmar sin más que la célula germinal es un hombre en potencia. Lo será en “potencia condicionada”: condicionada a que no sea modificado el curso de su desarrollo hacia la estructura embrionaria y fetal.
En este mismo sentido, Diego Gracia afirma que la suficiencia constitucional se adquiere en un momento del desarrollo embrionario, que puede situarse, de acuerdo con los recientes datos de la literatura científica, en torno a las ocho semanas. A partir de ese momento el feto sería una persona.
Estos autores desarrollan sus reflexiones con una complejidad que no podemos recoger aquí. Basta con estos esbozos mínimos para plantear el problema: ¿Es el embrión humano una realidad personal? En el proceso de constitución de un ser humano ¿cuándo nos encontramos ya con una persona?
Algunas direcciones para continuar el planteamiento del problema pueden ser las siguientes:




miércoles, 4 de noviembre de 2009

Para él, Dios no existe.

Así lo afirma un alumno en una clase reciente. Y ofrece un argumento clásico: el de la existencia del mal. En efecto: dicen de Dios que es bueno y todopoderoso. Sin embargo esa caracterización de Dios nos lleva a un grave problema. Si es todopoderoso, no es bueno, porque permite el horror y la injusticia en el mundo. Y si es bueno, no es todopoderoso, porque no puede evitar el horror y la injusticia. En consecuencia, Dios, bueno y todopoderoso, no existe.

¿Es acertado este argumento? ¿Lo apoyas? ¿Se puede criticar? ¿En qué sentido? La palabra es tuya.