domingo, 21 de noviembre de 2010

Juegos y lógica:el barbero Hans.

El barbero Hans y dos amigos.
En un lejano poblado de los Alpes suizos había un barbero llamado Hans, diestro en afeitar cabezas y barbas, un verdadero maestro en todas las artes de su oficio. Un día el gobernador se dio cuenta de la falta de barberos en la región y publicó una orden por la cual los barberos sólo afeitarían a aquellas personas que no pudieran hacerlo por sí mismas. El problema era el siguiente. ¿quíén podía afeitar al barbero Hans?

(Problema basado en la paradoja de Russell).

3 comentarios:

Marisa dijo...

jooooooeeeer, iba a darte mi opinión, pero pensándolo más detenidamente ya no se si se puede afeitar a sí mismo, si va a valer la penaa que se haga hippie o lo mismo, y con un poco de suerte, del estres de tanto trabajo, le entra una alopecia galopante y ya no hay problem...

voy a volverlo a leer, que me da que mi mente anda hoy 'ligeramnete' espesita.

buena paradoja.

Nadeshiko dijo...

Diría que el barbero Hans es su propio barbero, ya que se puede afeitar a sí mismo. Pero el problema es que dejaría de ser barbero, ya que puede afeitarse él solo...
Por lo que no encuentro una respuesta exacta para este acertijo...
¡Espero saber pronto la respuesta!
Si no, preguntaré al final de alguna de las clases. =)

José dijo...

El barbero Hans sólo puede afeitar a aquellos que no pueden hacerlo por sí mismos. ¿Quién afeita al barbero Hans?

1) Si él se afeita a sí mismo, no cumple la orden del gobernador. Luego no lo hace.
2) Pero si no lo hace y no se afeita a sí mismo, es una de las personas que no pueden hacerlo y , siguiendo la orden del gobernador, puede hacerlo. Lo cual nos lleva de nuevo a la proposición número 1, entrando en el círculo de la paradoja.

Ante un problema como éste, suponemos que debe haber una respuesta del siguiente tipo: o puede o no puede, o se afeita a sí mismo o le afeita otro, pero no la hay. En la paradoja las dos posibilidades se implican mutuamente.

Buen fin de semana.