domingo, 28 de marzo de 2010

Videos filosóficos: "Filósofo directo" y "Callejeros filósofos".

Mostramos a continuación tres videos creados por nuestros alumnos de 2º de bachillerato en los que se presentan en vivo y en directo importantes acontecimientos de la Historia de la Filosofía.
  • "Filósofo directo" nos revela de primera mano las profundas diferencias entre ricos y pobres y cómo Rousseau, Marx y Descartes responden con un rotundo rap:


  • "Callejeros filósofos" nos ofrece palpitantes entrevistas con Sócrates, Nietzsche, Marx, Rousseau y con un profesor muy cercano a Filolaberinto que accedió, previa amable petición de los reporteros, a participar en este video...


  • Y para terminar por hoy, más tomas falsas de "Filósofo directo" que nos revelan algunas interioridades de esta filmación:

miércoles, 24 de marzo de 2010

La gata Muffin y el poder de las palabras.

"Cuando Pheen tenía nueve años, su padre ahogó a su gata. Al parecer, Muffin se había subido a la mesa y había lamido la mantequera. Eso fue suficiente para el horrible padre de Pheen; metió a Muffin en una bolsa de lona, le añadió algunas piedras, ató la bolsa y la tiró al mar. Después se encontró con Pheen que iba andando de la escuela a casa, le dijo lo que había hecho y buen viaje. Se fue a la taberna y dejó a la niña sentada justo en el centro del camino, llorando a lágrima viva.Casi la atropella un carruaje que iba demasiado deprisa. El cochero salió del asiento y empezó a maldecirla, pero su pasajero, un hombre muy alto, con un abrigo negro con el cuello de piel de animal, bajó. Le dijo al conductor que se callara, se inclinó hacia Pheen y le preguntó si la podía ayudar.
La niña dijo que no, que nadie la podía ayudar. ¡Su gata ya no estaba! Su papá había ahogado a Muffin y ahora Muffin estaba muerta y se había ido para siempre.
El hombre dijo: “Claro que Muffin no está muerta. Tú no sabes que los gatos tienen siete vidas ¿verdad?”. Cuando Pheen dijo que sí, que eso ya lo había oído antes, el hombre dijo: “Bueno, me he enterado de que Muffin estaba solo en la tercera vida, así que todavía le quedan cuatro”.
Pheen le preguntó cómo lo sabía. Dijo que simplemente lo sabía, siempre lo sabía, había nacido con ese don. No sabía cómo ni porqué pasaba, pero a menudo los gatos se le aparecían en la mente y hablaban con él. Bueno, no con palabras, claro, sino en imágenes.
Entonces se sentó en el camino a su lado y le dijo que no se movieran, que se quedaran muy quietos. Vería si Muffin quería visitarle. Se quedaron allí sentados durante unos minutos, cuando de repente, ¡el hombre la cogió fuerte de la mano!
“¡Ah, sí! ¡Ahí está! Está naciendo en este mismo momento! En una mansión..., no, en un castillo. Creo que está en Francia..., sí, está en Francia. Hay un niño haciéndole mimos, acariciándole el pelo. Él ya la quiere, y va a llamarla, qué raro, va a llamarla Solange. Es un nombre extraño para un gato, pero bueno. Va a vivir una vida larga y llena de aventuras maravillosas. Esta Solange tiene mucho coraje y gran decisión, ¡y tanto!”.
La niña estaba tan embelesada con el nuevo destino de Muffin, que dejó de llorar. Pero le dijo al hombre que la seguiría echando muchísimo de menos. El hombre la ayudó a ponerse en pie y le dijo que por supuesto que lo haría, que lloraría la pérdida de una gata tan estupenda como había sido Muffin y que estaría triste por un tiempo.
Sin embargo, dijo que pasaría a visitar a Solange de vez en cuando para ver cómo le iba y qué estaba haciendo. Le preguntó a la niña cómo se llamaba y cuál era el nombre de la granja donde vivía. Se lo anotó en una libreta pequeña con un lápiz plateado, le dijo que tendría noticias suyas, le besó la mano, volvió al carruaje y se fue.
La niña recibió cartas, ocho largas cartas durante un año. Todas sobre la vida de Muffin como la gata francesa Solange. Al parecer, era un tipo de mosquetera felina. No era una gata nada perezosa, apoltronada sobre cojines, que bebía leche a lengüetazos, sino que vivía una aventura tras otra. Fue el único gato al que le concedieron el rosetón Rojo de la Legión de Honor.
El autor había firmado las cartas con gran elegancia del siguiente modo:
                                  Muy sinceramente suyo,
                                       O.F.O´F. W.W."

¿Sabes a quién corresponden esas iniciales?

-Adaptado de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows, La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey.

-Gato tatuado de Carlos C. Laínez.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Scarface, Al Pacino y Don Manuel Borroughs.

La investigación sobre los archivos Borroughs continúa y nos descubre la influencia de Don Manuel en el mundo del cine a lo largo de varias décadas . El grupo de investigadores conocidos como Gethis99 nos envía un video que demuestra la interesante colaboración entre el profesor Borroughs y Oliver Stone, guionista de la película "Scarface". La película fue protagonizada por Al Pacino y dirigida por Brian de Palma en 1983. En este testimonio, el señor Pacino, inspirado por el guión alternativo de Don Manuel (que no llegó a las pantallas de cine) expresa con contundencia el conflicto entre Sócrates, papel que él representa, y los sofistas como banda rival, con una interpretación bastante peculiar de lo que es un "diálogo socrático". Éste es el video:

"Socrarface: la muerte de un filófoso"




¿Qué llevó a Don Manuel a esta interpretación? ¿Cuál es el sentido último de esa violencia destada? ¿Acaso dejó de creer en las virtudes del diálogo filosófico? No lo sabemos, pero esperamos que nuevas investigaciones en los archivos Borroughs nos aclaren estas preguntas. Hasta entonces, ¡un saludo!

sábado, 6 de marzo de 2010

Ser capaces de crear un mundo a la altura de sus niños.

3 de Agosto de 2005. Escribo esto en el diario boliviano: "Si fuera un buscador de pepitas de oro y este viaje fuera el río en el que las busco, habría encontrado por lo menos dos. Una pepita sería la confirmación de lo que una gran amiga me escribía el otro día: recuerda que lo que no se da, se pierde. Y la otra ... serían los niños. Entre escombros y casas oscuras los ves jugando con cualquier cosa. Saltan por encima de charcos de agua sucia como si fueran el Océano y ellos pequeños titanes en busca de aventuras. Ríen con una fuerza y una alegría tan luminosa que deslumbra los ojos. Buscan maravillas detrás de cada puerta, debajo de cada falda, o en cada mano que se les tiende y gritan como locos cuando la encuentran. Les das una sonrisa y te devuelven mil. Una tarea para los adultos: ser capaces de crear un mundo que esté a la altura de sus niños".

6 de Marzo de 2009. Comienzo a preparar un nuevo viaje a Bolivia.

lunes, 1 de marzo de 2010

Cary Grant, Don Manuel Borroughs y algunos amigos.

Los investigadores de los archivos Borroughs (¿qué son los archivos Borroughs?) continúan su incansable labor, permitiéndonos disfrutar de nuevos testimonios que nos descubren los trabajos y la influencia de Don Manuel Borroughs en el mundo del cine durante los años dorados de Hollywood. El gran actor Cary Grant, según consta en los archivos, convenció a muchos de sus amigos, también actores, a asistir a las charlas de Don Manuel Borroughs, lo cual dio lugar a animadas veladas y a profundas discusiones. El siguiente testimonio gráfico nos muestra una de ellas, de aire kantiano a la vez que deliciosamente informal, protagonizada por el señor Grant, la señorita Hepburn y el señor Stewart:


Como vemos, la señorita Hepburn no estaba dispuesta a aceptar así como así los límites de la razón en su uso teórico y, por su parte, el señor Stewart, en realidad, no estaba dispuesto a aceptar al señor Grant cerca de la señorita Hepburn…

Pero ¿eran razonables los celos del señor Stewart? Lo cierto es que un nuevo testimonio de los archivos Borroughs nos muestra la afectuosa relación que mantenía el señor Grant con otras compañeras de curso, como las que aquí podemos conocer y admirar:



Si conoces algo de Kant, querido lector, sin duda podrás responder a la pregunta que te hace el señor Grant ¿verdad? ¡Claro que sí! No dudes en dejarnos aquí tu respuesta…

Sea como sea, creemos poder ofrecer, gracias a la labor de los investigadores de los archivos Borroughs, la solución definitiva al enigma: ¿quién acompañaba al señor Grant durante aquellas clases con Don Manuel Borroughs?:



















Bonito ¿verdad? Era con la gran actriz Ingrid Bergman con quien el señor Grant atravesaba los cielos de la filosofía abiertos por Don Manuel Borrougs…

Sin embargo, aquel idílico romance duró poco tiempo. Los investigadores de los archivos Borroughs no han encontrado imágenes del desencuentro entre ambos, pero todo parece haber comenzado con una discusión después de una charla impartida por Don Manuel Borroughs sobre autores existencialistas, tan de moda en aquellos años. ¿Sería la existencia del ser humano algo absurdo y carente de sentido? ¿Sería la libertad humana una dura condena de cuyo peso nada nos puede aliviar? Mientras que la señorita Bergman respondía con un rotundo “¡no!”, el señor Grant respondía con otro rotundo “¡sí!” Y ninguno de los dos fue capaz de encontrar un “¿quién sabe?” capaz de permitirles compartir un camino juntos… El siguiente testimonio nos muestra al señor Grant, solo, después de la discusión, a la salida de la charla de Don Manuel Borroughs:


Ahora bien ¿para qué están los amigos? Los archivos Borroughs, gracias al esforzado trabajo de sus investigadores, nos ofrecen pruebas de cómo el señor Randolph Scott, conocido por sus películas del Oeste, y el propio Don Manuel Borroughs, acudieron en ayuda del señor Grant para consolarlo en su tristeza. En la siguiente imagen encontramos al señor Scott, al señor Grant y al propio Don Manuel, pasando juntos una relajada tarde en la piscina:


Pero ¿dónde está Don Manuel Borroughs? Hay que decir que el señor Scott y el señor Grant eran muy bromistas y les encantaba hundir bajo el agua a Don Manuel cuando éste les descubría sus falacias argumentativas… ¡Qué muchachos!

Y hasta aquí esta entrega de los archivos Borroughs. La labor de sus investigadores continúa sin descanso. Compartiremos sus descubrimientos en una próxima ocasión. ¡Hasta pronto!