lunes, 3 de enero de 2011

El fenómeno del Laberinto.

¿En qué consiste el fenómeno del Laberinto? Seguramente en lo siguiente: "Todo ha comenzado sin duda así: “Un nombre pronunciado ante nosotros nos hace pensar en la galería de Dresde... Andamos a través de las salas... Un cuadro de Teniers... representa una galería de cuadros, que por su parte harán ver inscripciones que se pueden descifrar, etc”.
Nada, sin duda ha precedido a esta situación. Nada, seguramente, la suspenderá. No está comprendida (...) entre intuiciones o presentaciones. Del pleno día de la presencia, fuera de la galería, ninguna percepción nos está dada, ni seguramente prometida. La galería es el laberinto que comprende en él sus salidas: jamás se ha caído ahí como en un caso particular de la experiencia (...).
Queda entonces hablar, hacer resonar la voz en los corredores para suplir el estallido de la presencia. El fonema, la akoumene es el fenómeno del laberinto. Tal es el caso de la phoné. Elevándose hacia el sol de la presencia, es la vía de Ícaro.
Y contrariamente (...) a lo que nuestro deseo no puede no estar tentado de creer, la cosa misma se sustrae siempre.
Contrariamente (...) la “mirada” no puede “permanecer” ".

J. Derrida, La voz y el fenómeno.

No hay comentarios: