viernes, 23 de septiembre de 2011

Savater y lo Sagrado.

En su libro "Invitación a la Ética", Fernando Savater, autor poco sospechoso de beatería o clericalismo, nos ofrece un texto de interés para orientarnos acerca del fenómeno de lo Sagrado. En un tiempo en el que lo Sagrado amenaza con regresar en sus formas más dogmáticas, intolerantes, reaccionarias y fundamentalistas, es necesario ensayar otros modos de acercamiento. El texto dice así:

“Pues lo sagrado es extrañeza en estado puro, es lo absolutamente otro; algo del azoro y la extrañeza de lo sagrado sentimos al avergonzarnos de nuestras turbadoras fantasías o de nuestros sueños. Todo aquello en que se revela lo auténticamente otro, lo que escapa a nuestras categorías o a nuestra voluntad, lo inhumano, lo imprevisto, lo incontrolable, tiene algo de sagrado, sea la naturaleza, o la violencia sin cálculo, la enfermedad y lo inexplicable, el azar, la muerte. También el erotismo y en general todo amor. Los dioses son las simbolizaciones preferentes de las diversas manifestaciones de lo sagrado, por las que nos aproximamos a la extrañeza con mayor familiaridad, pero sin dejar de sentir el temblor del asombro. A este tipo de relación con lo sagrado es a lo que ya hemos llamado antes piedad, que exactamente consiste en “saber tratar adecuadamente con lo otro” (Zambrano)”.