viernes, 28 de octubre de 2011

La mujer sin sombra.

En el final del primer acto de "La mujer sin sombra", Ópera de Hugo von Hofmannsthal y Richard Strauss, los vigilantes de la noche invitan con su cantinela al sueño de los vecinos, y al abrazo amoroso del marido y la mujer con las siguientes palabras:
Esposos y esposas, sois puentes, tendidos sobre abismos,
que a través del abrazo amoroso y fecundo
permiten a los muertos volver a la vida.
¿Cómo entender esa cantinela? ¿Qué relación asombrosa une a los más distantes, el niño naciente y el difunto ausente? ¿Qué hilo secreto une a los más separados? ¿Cuál es el papel en esta relación del  poder de renacer de la existencia?