jueves, 3 de noviembre de 2011

Dignidad y retos de la filosofia hoy.

Resulta dificil resumir en pocas palabras en qué puede consistir la dignidad propia del quehacer filosófico y su tarea para el presente. Sin embargo, este texto de  Luis Sáez Rueda lo logra:

“El filósofo, si lo es de verdad, alcanza su dignidad si experimenta su trabajo como un modo de crear conceptos y de emitir juicios capaces de traducir este modo de ser crítico que habita, aunque sea potencialmente, en toda persona. Así, el mayor reto de la filosofía hoy consiste en vincularse con su tiempo, pensando el presente desde las experiencias del pasado y en vista de un porvenir diferente".

El texto continúa con unas duras afirmaciones. El mayor reto de la filosofía hoy consiste en "ofrecer resistencia a esta crisis de “espíritu”, sacando a la luz sus razones de fondo y mostrando cómo, bajo las apariencias, nos encontramos en un mundo enfermo... ésa es la tarea hoy más urgente de la filosofía. Sin semejante desmantelamiento de la fe en que nos encontramos en el mejor de los mundos posibles, no habrá para el futuro un amanecer y un despertar cualitativos, sino sólo una repetición de variantes que no cambian lo esencial bajo el imperio del progreso tecnológico”

El texto me plantea varias preguntas: ¿vivimos en un mundo enfermo?. Si es así ¿cuál es su enfermedad y en qué consiste la cura? Y la filosofía ¿es remedio o resultado de la enfermedad? Nos preguntamos también si hay acaso un mundo más allá de la enfermedad y la salud, del remedio y de la cura y lo hacemos porque allí nos espera la verdadera patria de la filosofía.