viernes, 23 de septiembre de 2011

Savater y lo Sagrado.

En su libro "Invitación a la Ética", Fernando Savater, autor poco sospechoso de beatería o clericalismo, nos ofrece un texto de interés para orientarnos acerca del fenómeno de lo Sagrado. En un tiempo en el que lo Sagrado amenaza con regresar en sus formas más dogmáticas, intolerantes, reaccionarias y fundamentalistas, es necesario ensayar otros modos de acercamiento. El texto dice así:

“Pues lo sagrado es extrañeza en estado puro, es lo absolutamente otro; algo del azoro y la extrañeza de lo sagrado sentimos al avergonzarnos de nuestras turbadoras fantasías o de nuestros sueños. Todo aquello en que se revela lo auténticamente otro, lo que escapa a nuestras categorías o a nuestra voluntad, lo inhumano, lo imprevisto, lo incontrolable, tiene algo de sagrado, sea la naturaleza, o la violencia sin cálculo, la enfermedad y lo inexplicable, el azar, la muerte. También el erotismo y en general todo amor. Los dioses son las simbolizaciones preferentes de las diversas manifestaciones de lo sagrado, por las que nos aproximamos a la extrañeza con mayor familiaridad, pero sin dejar de sentir el temblor del asombro. A este tipo de relación con lo sagrado es a lo que ya hemos llamado antes piedad, que exactamente consiste en “saber tratar adecuadamente con lo otro” (Zambrano)”.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Trabajos para 1º y 2º de Bachillerato (1ª evaluación)

En esta evaluación, los trabajos para 1º y 2º de Bachillerato se realizarán en las wikis de Filolaberinto. Date de alta y apúntate en tu grupo

Si eres alumno de 1º de bachillerato entra aquí:  filociudadania2011-12.wikispaces.com


Si eres alumno de 2º de bachillerato entra aquí: historiafilo2011-2012.wikispaces.com


domingo, 18 de septiembre de 2011

Comenzar el curso con moral.

Comienzan de nuevo las clases y me pregunto cómo andas de moral ante la tarea que empieza. La palabra moral no significa sólo el conjunto de normas, costumbres y hábitos que consideramos válidos en un grupo social, sino también el ánimo, la fuerza, el ímpetu con el que afrontas y te haces cargo de una tarea. ¿Tienes la moral alta o baja? Valora tu moral con un número del 0 (tener la moral por los suelos) al 10 (tener la moral por las nubes), recordando que entre el suelo y las nubes también hay otras muchas posibilidades. Y bienvenidos al nuevo curso.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Diferencia entre la memoria y el recuerdo.

Hacer memoria no es lo mismo que recordar. Hacer memoria es traer al presente la imagen muerta de un pasado que ya no es nada. Por esa razón, los sentimientos que lo acompañan son la melancolía, la añoranza y la tristeza, junto con la percepción de lo transitorio de la realidad. Recordar, sin embargo, es distinto: tiene algo de resurrección y renacimiento. Los sentimientos que lo acompañan son la alegría y la afirmación.  Recordar significa dejar que el presente sea fecundado por el pasado, por sus insinuaciones, sus sugerencias, sus preguntas, sus retos,  para  así hacerlo nacer a un verdadero futuro, evitando la repetición perpetua de sí mismo. Lo que llamamos pasado guarda al porvenir en su seno, como el Dios Cronos guardaba en el vientre a sus hijos devorados para que no ocuparan su lugar. Pues bien, dejémosles renacer y re-cordemos, volviendo a pasar lo que fue por el corazón.

Escribe Ortega: "El yo pasado, lo que ayer sentimos y pensamos vivo, perdura en una existencia subterránea del espíritu. Basta con que nos desentendamos de la urgente actualidad para que ascienda a flor de alma todo ese pasado nuestro y se ponga de nuevo a resonar. Con una palabra de bellos contornos etimológicos decimos que lo recordamos —esto es, que lo volvemos a pasar por el estuario de nuestro corazón—. Dante diría per il lago del cor" [José Ortega y Gasset: El espectador, II, "Azorín: primores de lo vulgar"].

lunes, 5 de septiembre de 2011

A vueltas con el sentido de la vida.

El sentido de la vida... Cuando no saben qué contestar, muchos alumnos me dicen que la Filosofía se ocupa del sentido de la vida. Y es cierto, pero es una respuesta para salir del apuro. Sin embargo nos ocuparemos hoy de ella.

El sentido de la vida aparece, por ejemplo, cuando te paras a pensar en lo siguiente: ¿de qué forma parte mi vida? Según sea tu respuesta así es el sentido de tu vida y el asunto es importante porque ese sentido la modifica por completo. Consideremos a continuación algunas respuestas posibles:

-Mi vida forma parte de una sucesión de vidas que se siguen unas a otras, generación tras generación, perdiéndose en el comienzo de los tiempos y dirigiéndose hacia un fin desconocido. En la Iliada de Homero leemos:


"Cual la generacion de las hojas, asi la de los hombres. Esparce el viento las hojas por el suelo, y la selva, reverdeciendo, produce otras al llegar la primavera: de igual suerte, una generacion humana nace y otra perece."







-Mi vida forma parte de un cuento absurdo, la Historia de la Humanidad, lleno de ruido y de furia, que no significa nada. Shakespeare  escribe en "Macbeth":


"El mañana y el mañana y el mañana avanzan en pequeños pasos, de día en día, hasta la última sílaba del tiempo recordable; y todos nuestros ayeres han alumbrado a los locos el camino hacia el polvo de la muerte... ¡Extínguete fugaz antorcha!... La vida no es más que una sombra que pasa, un pobre cómico que se pavonea y agita una hora sobre la escena, y después no se le oye más...; un cuento narrado por un idiota, lleno de ruido y de furia, y que nada significa...".




-Mi vida forma parte de la lucha por la liberación de los seres humanos. Paulo Freire escribe:
 

"“Nadie libera a nadie, nadie se libera solo. Los seres humanos se liberan en comunión”.









-Mi vida no forma parte de nada significativo. Arrojada sin razón a la existencia, es sólo un parpadeo absurdo. Escribe Sartre:




"El hombre es una pasión inútil".









-Mi vida forma parte de un juego infinito de encuentros y desencuentros entre el Hombre y lo Divino. Cernuda escribe:



"No te preguntes si vale
la pena haber venido,
sino déjate, piensa
que un dios es hoy tu amigo".







-Mi vida forma parte de la vida de mi familia y mis amigos. No hay nada más allá que me importe. Soy uno de tantos que piensan lo mismo. Somos la mayoría. Y la mayoría es silenciosa. Por eso no añado ninguna cita.

- Mi vida forma parte de la lucha histórica de las clases oprimidas para alcanzar una sociedad sin clases y con ella el el fin de toda alienación. Marx escribe:



"Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo".









- ¿Que de qué forma parte mi vida? ¡¡No tengo ni idea!!. A mi lo que me gusta es una buena cerveza, una caja grande de rosquillas, tener cerca el mando a distancia y encontrarme en el dormitorio con mi querida mujercita... Escuchemos a Hommer Simpson cuando dice:







¡Cerveezaaaaa, grrrrrrrr!









 - Mi vida no forma parte de algo unitario, no tiene un sentido, sino múltiples sentidos no unificables en ningún Gran Relato: la condición postmoderna se despide de ellos. Lyotard escribe así:


"Los “metarrelatos” (...) son aquellos que han marcado la modernidad: emancipación progresiva de la razón y de la libertad, emancipación progresiva o catastrófica del trabajo (fuente de valor alienado en el capitalismo), enriquecimiento de toda la humanidad a través del progreso de la tecnociencia capitalista, e incluso, si se cuenta al cristianismo dentro de la modernidad (opuesto, por lo tanto, al clasicismo antiguo), salvación de las creaturas por medio de la conversión de las almas vía el relato crístico del amor mártir".



- Mi vida forma parte de un plan en el que cada vez me veo más y más rico, pues mi sueño es el dinero. Él es mi Señor. Seré su siervo trabajando sin descanso como gestor de un fondo de inversión internacional. Los paises se arrodillarán a mis pies y a través de mí rendirán sacrificios a mi Dios.  Mi único mandamiento será: "hoy más rentable que ayer, pero menos que mañana" Y mi héroe es el tío Gilito cuando juega sobre montañas de monedas de oro.




"Hoy más rentable que ayer, pero menos que mañana".








- Mi vida forma parte de una realidad misteriosa, plena, rebosante, que se renueva sin término, siempre ya recomenzada, siempre desbordando cualquier finalidad. Filolaberinto escribe en "El árbol de la vida":

"No conozco el árbol de la vida, pero lo imagino semejante a un árbol grande y frondoso, lleno de hojas y frutos, que se renueva sin fin. En el árbol de la vida nos movemos y vivimos: somos sus ramas y hojas. Si nos arrancan del árbol nos marchitamos y nos secamos, pero unidos a él damos frutos... "


La lista de respuestas puede continuar. ¿Por qué no me ayudas a ampliarla? Luego se pueden ordenar con algún criterio como el que ya conoces: respuestas según las cuales 1) no hay sentido, 2) hay un sentido inmanente, 3) hay un sentido trascendente, 4) ninguna de las anteriores.