miércoles, 23 de noviembre de 2011

Un recién nacido.

Un recién nacido no es alguien exterior al mundo que, al nacer, entra en él para sumarse a todos los que lo habitan, como tampoco es una vida más que se suma a la serie de vidas que la anteceden. Un recién nacido es más bien una incógnita, una interrogación encarnada, y su llegada al mundo es un renacimiento: un volver a comenzar y a vivir aquello que ya fue en la medida en que era semilla fecunda de futuro. Un recién nacido es un porvenir. Pero un porvenir verdadero, es decir, no algo futuro que se hace presente para luego desaparecer, sino un presente (instante y regalo) en el que adviene como futuro lo que fue, revelando el poder de su fecundidad. Esa es la razón de su sonrisa: el recién nacido sonríe porque es un volver a vivir.

martes, 15 de noviembre de 2011

El nacimiento del yo.

"Y entonces le ocurrió a Emily un hecho de considerable importancia. Repentinamente se dio cuenta de quién era ella misma. Hay pocas razones para suponer el por qué ello no le ocurrió cinco años antes o, aun, cinco años después, y no hay ninguna que explique el por qué debía ocurrir justamente esa tarde. Ella había estado jugando "a la casa" en un rincón, en la proa, cerca del cabestrante (en el cual había colgado un garfio a manera de aldaba) y, ya cansada del juego, se paseaba casi sin objeto, hacia popa, pensando vagamente en ciertas abejas y en una reina de las hadas, cuando de pronto una idea cruzó por su mente como un relámpago: que ella era ella. Se detuvo de golpe y comenzó a observar toda su persona en la medida en que caía bajo el alcance de su vista. No era mucho lo que veía, excepto una perspectiva limitada de la parte delantera de su vestido, y sus manos, cuando las levantó para mirarlas; pero era lo suficiente para que ella se formara una idea del pequeño cuerpo que, de pronto, se le había aparecido como suyo.

Comenzó a reirse en un tono burlesco. "Bien -pensó realmente- imagínate, precisamente tú, entre tanta gente, ir y dejarse agarrar así; ahora ya no puedes salir de ello, en mucho tiempo: tendrás que ir hasta el fin, ser una chica, crecer y llegar a vieja, antes de librarte de esta extravagancia!".

R. Hughes. A High Wind in Jamaica.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

En el puente de Alcántara.

Puente de Alcántara
En el puente de la localidad cacereña de Alcántara podrás encontrar una inscripción colocada por su contructor, el ingeniero romano Julio Cayo Lácer, en la que leemos lo siguiente:

"Ars ubi materia vincitur ipsa sua".

"Artificio mediante el cual la materia se vence a sí misma". Esta frase breve y espléndida ¿no guardará una profunda verdad acerca de la constitución de lo real? La materia no es realidad pasiva e inerte, a la espera en su quietud de fuerzas externas que la movilicen sacándola de su inercia durmiente. Al contrario, la materia es realidad en estado de parto, siendo tanto lo que es como las posibilidades que alientan en su seno, mediante las cuales se lanza hacia el futuro. Del mismo modo que el puente toma impulso en la ladera, lanzándose al vacio atravesado por el Tajo para alcanzar la otra orilla, así la materia evoluciona, deviene y se lanza, a partir de lo que fue, hacia lo que ha de ser, alumbrando posibilidades inéditas. Y de este modo, la materia no viviente da de sí a la materia viviente, y ésta a la materia viva e inteligente, y ésta a su vez se lanza hacia el futuro para dar a luz ...¿a quién, a qué nuevo modo de existencia? No lo sabemos y no podemos saberlo por una razón: el verdadero futuro nunca es posible hasta hacerse real.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Dignidad y retos de la filosofia hoy.

Resulta dificil resumir en pocas palabras en qué puede consistir la dignidad propia del quehacer filosófico y su tarea para el presente. Sin embargo, este texto de  Luis Sáez Rueda lo logra:

“El filósofo, si lo es de verdad, alcanza su dignidad si experimenta su trabajo como un modo de crear conceptos y de emitir juicios capaces de traducir este modo de ser crítico que habita, aunque sea potencialmente, en toda persona. Así, el mayor reto de la filosofía hoy consiste en vincularse con su tiempo, pensando el presente desde las experiencias del pasado y en vista de un porvenir diferente".

El texto continúa con unas duras afirmaciones. El mayor reto de la filosofía hoy consiste en "ofrecer resistencia a esta crisis de “espíritu”, sacando a la luz sus razones de fondo y mostrando cómo, bajo las apariencias, nos encontramos en un mundo enfermo... ésa es la tarea hoy más urgente de la filosofía. Sin semejante desmantelamiento de la fe en que nos encontramos en el mejor de los mundos posibles, no habrá para el futuro un amanecer y un despertar cualitativos, sino sólo una repetición de variantes que no cambian lo esencial bajo el imperio del progreso tecnológico”

El texto me plantea varias preguntas: ¿vivimos en un mundo enfermo?. Si es así ¿cuál es su enfermedad y en qué consiste la cura? Y la filosofía ¿es remedio o resultado de la enfermedad? Nos preguntamos también si hay acaso un mundo más allá de la enfermedad y la salud, del remedio y de la cura y lo hacemos porque allí nos espera la verdadera patria de la filosofía.