jueves, 30 de agosto de 2012

¿En qué consiste confiar?

Durante la tarde, Raquel y yo llevamos de paseo a la pequeña Laura por la plaza que rodea a la Iglesia de San Antonio. Para llegar a la plaza hay que subir unos anchos escalones que para ella son montañas. La subida, aunque difícil, la supera sin demasiados problemas, pero después de un rato de juego y paseo llega el momento de bajar. Veo como ella se acerca al primero de los escalones. Cuando llega al borde, y sin dudar un segundo, me ofrece su mano para que la sostenga y, decidida, adelanta su pie hacia el vacío. Yo tomo su mano y la sostengo en su pequeño vuelo hasta llegar al segundo escalón. Y así, de escalón en escalón, de abismo en abismo, continuamos el descenso hasta alejarnos de la plaza en nuestro camino de vuelta a casa.

No puedo dejar de pensar en cuántas ocasiones, siendo ya adultos, no disponemos de confianza suficiente al llegar al final del escalón y nos agarramos al borde con violencia, buscando clavos a los que agarrarnos aunque estén ardiendo. Y también en cuántos sufrimientos nacen del temor a abandonar el escalón por esa falta.

Pero ¿por qué no lanzarse al vacío? Muchas personas responden lo siguiente: “porque en otros momentos lo hicimos y no hubo ninguna mano que nos sostuviera”. La cuestión es si ésa es la experiencia fundamental de nuestra vida o además hay otra.

En realidad no hay vacío, aunque así nos lo parece. Y sí hay una mano que nos espera, aunque no la veamos. El vértigo y el temor no son la última palabra. Cualquier niño lo sabe sin hablar.

domingo, 26 de agosto de 2012

¿Qué sabes de Agustín de Hipona?

De Filolaberinto


1. Agustín de Hipona nace en:

    El siglo V d.C. en Cartago.

    El siglo VI d.C. en Hipona.

    El siglo IV d.C. en Tagaste.

2. El objetivo principal de su obra es:

    Alcanzar el conocimiento de la Verdad: el encuentro con Dios.

    Alcanzar la vida eterna.

    Criticar las heterodoxias.

3. Dios es:

    Verdad suprema, inmutable y eterna en toda composición de sus partes.

    Verdad suprema, inmutable y enterna en su naturaleza simple.

4. Para alcanzar la Verdad el ser humano ha de:

    Autotrascenderse mediante el conocimiento de su vida interior.

    Ir más allá de sí mismo hacia Dios mediante el conocimiento y la voluntad.

5. Para Agustín el ser humano es:

    Una unidad indivisible de cuerpo y alma.

    El conjunto formado por el alma y el cuerpo.

    Un alma racional que se sirve de un cuerpo mortal.

6. Para Agustín el ser humano que elige el mal:

    No lo hace libremente, sino porque su ignorancia le hace creer que es lo mejor.

    Lo hace porque puede apartarse libremente del objeto de su felicidad.

7. Según Agustín el mal:

    Es una realidad que proviene de un principio ajeno a Dios.

    No es realidad que provenga de principio alguno, sino carencia de Bien.

    Es una realidad que proviene de una limitación de Dios.

8. La auténtica felicidad se encuentra en:

    Una vida contemplativa.

    Una vida cristiana.

    El amor de Dios.

9. La Humanidad se divide en la ciudad terrena y la ciudad de Dios:

    Quienes se aman a sí mismos hasta el desprecio de Dios y quienes aman a Dios hasta el desprecio de sí mismos.

    Aquellos que buscan encontrarse con Dios y aquellos que sólo buscan el poder en el mundo.

    Aquellos que pertenecen a la Iglesia y aquellos que no.

10. Para Agustín la ciudad de Dios:

    Se identifica con la Iglesia y la ciudad terrena se identifica con el Estado.

    Se separa de la ciudad terrenal sólo al final de la Historia.

sábado, 25 de agosto de 2012

El conflicto entre dioses y demonios

"Los dioses y los demonios, cuenta el brahmán de las Cien Rutas, estuvieron un día en conflicto. Los demonios dijeron: ¿A quién podremos ofrecer nuestras ofrendas? Y depositaron sus ofrendas en sus propias bocas. Pero los dioses depositaron sus ofrendas los unos sobre los labios de los otros. Entonces Pradshapati, el espíritu prístino, optó por darse a los dioses".

jueves, 23 de agosto de 2012

Semblanza de Julián Marías

Programa de RNE sobre el filósofo Julián Marías que recorre su biografía relacionándola con la historia española.

miércoles, 22 de agosto de 2012

¿Qué sabes de Aristóteles?

De Filolaberinto


1. Aristóteles nace en:

    El siglo V a.C., en Estagira.

    El siglo IV a.C. , en Atenas.

    El siglo IV a.C. en Estagira.

2. El tema central de su pensamiento es:

    El conocimiento de la Naturaleza y de la felicidad humana.

    La crítica a Platón y el conocimiento de la Naturaleza.

    El conocimiento del Bien y de la felicidad.

3. La Naturaleza como Cosmos ordenado está constituída por:

    Átomos.

    Materia, forma y sustancias.

    Sustancias.

4. En las sustancias podemos distinguir entre:

    La Idea y la forma.

    La forma y la materia.

    La materia y la Idea.

5. El movimiento se define como:

    Paso de un lugar potencial a otro actual.

    Paso de la potencia al acto.

6. Las causas del movimiento son:

    Material, formal, eficiente y final.

    Material, interior, exterior y final.

    Anteriores, posteriores y finales.

7. Lo Divino es para Aristóteles:

    Causa primera creadora de la Naturaleza.

    Acto puro y primer motor.

    Invención humana.

8. El fin propio de la vida humana es:

    El poder.

    El reconocimiento y el prestigio.

    Una vida racional.

9. Aristóteles distingue dos tipos de virtudes:

    Virtudes intelectuales y morales.

    Virtudes cívicas y morales.

10. Para Aristóteles la política se ocupa de:

    El bien del ser humano como ciudadano.

    La democracia como forma de gobierno.

    La diferencia entre monarquía, oligarquía y democracia.

Los límites del alma

Solemos comprendernos a nosotros mismos como un círculo dentro del cual transcurre nuestra vida interior y fuera del cual se despliega nuestra vida exterior. Dentro de nosotros, los sentimientos, las emociones, los afectos, los recuerdos, las esperanzas, los deseos. Fuera de nosotros, las cosas, las personas, el mundo en su inmensidad. Sin embargo hay buenas razones para entendernos a nosotros mismos no tanto como un círculo que separa un dentro de un fuera, sino como una línea que distinge dos ámbitos. Ambos son perfectamente objetivos. Si la vida exterior comienza en la piel y se extiende hacia fuera sin fin, tal vez hacia un “big bang”, la vida interior también comienza en la piel y se extiende hacia un dentro sin fin. ¿Hacia otro big bang? No lo sabemos. Pero comenzamos a entrever el sentido de aquella afirmación de Heráclito: "No encontrarás los límites del alma, aunque viajaras por todos los senderos: tan profunda medida tiene”. Claro: el alma es un límite.

sábado, 18 de agosto de 2012

¿Qué sabes de Platón?

De Filolaberinto


1. Platón nace en:

    Atenas, en el siglo V a.C.

    Atenas, en el siglo III a.C.

    Atenas, en el siglo IV a.C.

2. El tema central de su obra es principalmente:

    Ético. Descubrir qué es el Bien para actuar correctamente.

    Estético. Descubrir qué es la Belleza para crear una estética.

    Político. Descubrir qué es la Justicia para crear un Estado ideal.

3. El fundamento de su proyecto es:

    La teoría de la reminiscencia.

    La teoría de las Ideas.

    La teoría del dualismo antropológico.

4. ¿Qué relación hay entre las Ideas y las cosas?

    Las Ideas son los modelos de las cosas.

    Las cosas son el origen de las Ideas.

    No hay relación entre ellas.

5. El conocimiento de las Ideas se denomina:

    Diálogo.

    Mayéutica.

    Dialéctica.

6. Las etapas del camino dialéctico del alma hacia la verdad son:

    La imaginación, la opinión, el pensamiento y la sabiduría.

    La opinión, la creencia, la ciencia y la sabiduría.

7. El medio para crear un Estado Justo es:

    La revolución social.

    La transformación interior del alma.

    La educación.

8. Las partes del alma para Platón son:

    El deseo, el ánimo y la razón.

    La razón, la pasión y la moderación.

    El deseo, el ánimo y la reflexión.

9. Las clases sociales del Estado ideal son:

    Los trabajadores, el ejército y el gobierno.

    Los productores, los guardianes y los gobernantes.

    Los gobernantes, los productores y los comerciantes.

10. La Justicia en el Estado ideal consiste en:

    Que los gobernantes gobiernen buscando el bien común.

    Que cada clase social realice la función que la define.

    Que cada clase social y cada parte del alma realicen su función.

jueves, 9 de agosto de 2012

Dónde escuchar o leer el Quijote en la red

Los lugares son innumerables pero señalemos algunos. Si quieres leer el Quijote en la red puedes hacerlo por ejemplo:

Si lo que quieres es escucharlo, puedes hacerlo en línea o descargándotelo en mp3 aquí.

viernes, 3 de agosto de 2012

La sacerdotisa Diotima y la realidad


Una lectura de los pasajes del Banquete de Platón en los que Sócrates es instruido por la sacerdotisa Diotima en los asuntos de Eros, nos ha sugerido un cierto mapa de la realidad que vamos a esbozar a continuación. Según este mapa, que no intenta resumir el texto platónico, sino dejarse llevar por él, la realidad estaría constituída por tres tipos de seres. El criterio que los distinguiría sería su relación con el inico y el fin, con el nacer y el perecer.

1) En primer lugar tenemos a los seres inmortales, definidos por ser idénticos a sí mismos. Siempre en igualdad consigo, carecen de inicio y de fin, de nacimiento y de muerte. Los seres inmortales son siempre lo que son.

2) En segundo lugar tenemos a los seres mortales, aquellos que respecto al inicio y al fin, al nacer y al morir, no les sucede como a los inmortales, que carecen de ellos, sino que los poseen hasta el punto de constituir su definición, de modo que nacen y mueren, empiezan a ser y dejan de ser, tienen un inicio y un fin.

3) En tercer lugar tenemos a los seres intermedios, limítrofes y medianeros, démones que, situados entre los inmortales y los mortales, llenan el espacio que hay entre ambos poniéndolos en comunicación y haciendo de lo real un continuo unido consigo mismo. Respecto al inicio y al fin, al nacer y al perecer, estos seres intermedios no carecen de ellos al modo de los seres inmortales, pero tampoco los poseen a la manera de los mortales, sino de otro modo. ¿Cómo entender ese "otro modo"? Lo llamaremos... incesante. Nacen, pero una multitud de veces. Mueren, pero una infinidad de ocasiones, siendo esa multitud de ocasiones y esa infinidad de veces una diversidad sin número. Así le sucede por ejemplo a Eros, de quien Diotima dice:
"No es por naturaleza ni inmortal ni mortal, sino que en el mismo día unas veces florece y vive, cuando está en la abundancia, y otras muere, pero recobra la vida de nuevo gracias a la naturaleza de su padre. Mas lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que Eros nunca ni está falto de recursos ni es rico, y está, además, en el medio de la sabiduría y la ignorancia".
Otros seres intermedios, en otros lugares y tiempos, comparten esta singular condición. Así le sucede, por ejemplo, a Hamlet, naciendo cada vez que se inicia la obra teatral en la que se despliega su vida, y muriendo cuando ésta llega a su fin, sin dejar de nacer y de morir allí donde se representa incesante el argumento que guarda su destino.

Así le sucede también al ingenioso hidalgo Don Quijote cada vez que abrimos las primeras páginas del libro donde se cuentan sus aventuras y comenzamos de nuevo a leer: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que (...)".

Y también les sucede a otros muchos seres que, desprendiéndose de la sucesión temporal, alcanzan a revelar su pertenencia a la estirpe de Eros. En ellos insiste un modo singular de temporalidad, un tipo específico de ser, revelado por Diotima a Sócrates en el texto de Platón, distinto del propio de los mortales y de los inmortales.

Pero ante estas consideraciones no podemos dejar de preguntarnos lo siguiente. En el caso de Platón ¿qué tipo de ser es el suyo? ¿Está limitado sin más a un nacimiento y a una muerte? ¿O comparte la naturaleza demónica de Eros, renaciendo cada vez que sus textos son leídos, discutidos, aclamados o enmendados, floreciendo y viviendo allí donde se habla de él, y muriendo cuando es olvidado? Y la pregunta por Platón incumbe a cualquier otro. Ante ese mapa de la realidad, con sus tres tipos de seres ¿cuál es nuestro lugar en él? En tanto individuos, nuestra suerte está echada, porque el individuo se define por su muerte siempre futura. Pero en tanto personas, es decir, máscaras singulares a través de las cuales resuena una voz que tal vez es la de lo incesante... ¿qué tipo de realidad nos define? Pensémoslo un momento antes de contestar.