lunes, 2 de junio de 2014

Diario de clase: el rey abdica

El tema se comenta en los pasillos, en las aulas, en la sala de profesores, en las tutorías, en el patio, en la entrada del instituto. Los comentarios se amontonan. Unos hablan de República, otros de continuidad de la Monarquía, unos hablan de agradecimiento por la labor realizada, otros hablan de poner fin a los privilegios, otros más dicen: ¡lo que faltaba!... En fin, me pregunto cómo valorar ese hecho. ¿Ayudará a crear una mejor forma de organización social en nuestro país? 

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mi modo de verlo, nos encontramos ante una situación de separación, que no tiene por qué ser el motivo de la abdicación, pero sí su consecuencia.
Cuando en las elecciones europeas primó el poder del pueblo (un tanto inclinado hacia la izquierda) al ver la victoria del partido "Podemos", comenzó a notarse la unión al movimiento de intento de cambio por parte de personas que se encontraban en medio de todo, sin opinión firme, ya que éstos no veían proyectos de izquierdas sino proyectos de mejora que resultaban lógicos y creíbles si se llevaban a cabo, pero la abdicación del rey ha hecho del movimiento de toma de palabra ciudadano un movimiento izquierdista muy notable, despegando así de la idea de revolución popular pacífica a aquellos que no se sienten completamente favorables a esa ideología y radicalizando a la población, porque ante esta coyuntura no existe un gris, sino se trata de elegir entre morado o azul.