jueves, 30 de abril de 2015

¿Por qué acercarse a Goethe?

Una eternidad nos separa de él y sin embargo... ¿por qué acercarse a su figura, a su biografía, a su obra? La respuesta se encuentra en esta frase de Paul Valéry:

"No ha existido ningún mortal que haya aunado, con tanta felicidad, las voluptuosidades que crean y las voluptuosidades que sobrepasan y consumen".
 

martes, 21 de abril de 2015

Diario de clase: ¿cuándo se puede ser más feliz, en la infancia o en la madurez?

La pregunta es demasiado general. Hay infinidad de circunstancias y matices a considerar. Sin embargo también poseemos ciertas ideas generales acerca de la infancia y la madurez que debemos sacar a la luz y someter a crítica si, como estamos haciendo durante algunas clases, nos estamos planteando la pregunta por la felicidad. Por esa razón insistimos : ¿es mayor la posible felicidad disfrutada durante la infancia o la vivida en la madurez?

Para un grupo de alumnos de 1º de bachillerato la respuesta es la felicidad en la infancia. El adulto tiene más obstáculos para ser feliz, pierde su relación espontánea con la satisfacción y se ve sometido a las dificultades de la vida. Sin embargo para los demás hay que tener en cuenta que la felicidad infantil se logra sin esfuerzo y tanto el esfuerzo por lograr nuestras metas como la autonomía del adulto hacen superior su felicidad a la del niño.

Si la respuesta se decanta por la felicidad en la infancia ¿no quedamos condenados a la melancolía? Y si lo hace por la madurez ¿no somos infieles a la experiecia inaúdita de la infancia? El dilema se mantiene si suponemos estas etapas de la vida separadas la una de la otra. Pero ésta no es la única posibilidad.

martes, 14 de abril de 2015

Galeano, la Pachamama y el retorno infinito

Hay personas que cuando mueren no vuelven jamás. Se van de forma definitiva, sin dejar apenas rastro. Sin embargo hay otras que cuando mueren, no dejan de regresar. Retornan con una insistencia firme, sin mezclarse indebidamente con el presente, pero sin dejar de anunciarse en él. Se han ido, desde luego, pero para convertirse en protagonistas de un retorno infinito. Delicados y pudorosos con el presente, no dejan de insinuarse en sus orillas mediante las formas más diversas: el presentimiento, la rememoranza, la sugerencia, el ejemplo, la novedad. Cuanto fueron no deja de ser. Y no deja de ser cada vez más.

Galeano ¿será uno de ellos? ¿Pertenecerá desde ahora, tras el anuncio de su fallecimiento, a esa legión demónica de ángeles tutelares, a ese coro interminable de los que están por renacer? Ellos acompañan al presente recordándole que no está solo, ni definitivamente hecho, sino abierto a un futuro desconocido que nace de su encuentro.

¿Será Galeano uno de ellos? Tal vez la respuesta esté en sus textos. Leámoslos una vez más.

"En el altiplano andino, mama es la Virgen y mama son la tierra y el tiempo. Se enoja la tierra, la madre tierra, la Pachamama, si alguien bebe sin convidarla. Cuando ella tiene mucha sed, rompe la vasija y la derrama. A ella se ofrece la placenta del recién nacido, enterrándola entre las flores, para que viva el niño; y para que viva el amor, los amantes entierran cabellos anudados. La diosa tierra recoge en sus brazos a los cansados y a los rotos, que de ella han brotado, y se abre para darles refugio al fin del viaje. Desde debajo de la tierra, los muertos la florecen".

jueves, 9 de abril de 2015

¿En qué merece la pena esforzarse?

¿En qué merece la pena esforzarse? Las urgencias de nuestra vida cotidiana, sus compromisos, las necesidades formativas, nuestros amores y desamores, las preocupaciones y retos laborales, los medios de comunicación y la publicidad responden con creces a esa pregunta. A pesar que no faltan respuestas, quisiéramos añadir una más que, por azar, hemos encontrado. Se encuentra en un poema de Bertold Brecht titulado Para qué sirve la bondad y dice lo siguiente:
En lugar de ser solamente bondadosos,
esforzaos por crear una situación que haga posible la bondad.
O mejor, que la haga innecesaria.
En lugar de ser libres solamente, esforzaos
por crear una situación, un territorio humano,
que haga a todos libres, e incluso nos libere del amor a la libertad.
En lugar de ser, solo, razonables, esforzaos
por crear una situación en que la sinrazón de alguien
sea un mal negocio.