jueves, 3 de noviembre de 2016

Un texto de Platón comentado

"Pues bien, querido Glaucón –proseguí–, esta imagen debemos aplicarla enteramente a lo que antes se dijo. El mundo que aparece a nuestra vista es comparable a la caverna subterránea, y la luz del fuego que hay en ella al poder del sol. En cuanto a la subida al mundo de arriba y a la contemplación de las cosas de él, si las comparas con la ascensión del alma al mundo inteligible no errarás respecto a mi conjetura, ya que deseas conocerla. Sólo Dios sabe si por ventura es verdadera. Lo que a mí me parece es lo siguiente: en el límite extremo del mundo inteligible está la idea del bien, que percibimos con dificultad, pero, una vez contemplada, es necesario concluir que ella es la causa de todo lo recto y bello que existe; que,mientras en el mundo visible ha engendrado la luz y el soberano de ella, en el mundo inteligible es ella misma la soberana y dispensadora de la verdad y de la inteligencia, y que es necesario que la vea bien quien quiera conducirse sabiamente tanto en la vida privada como en la pública".
                                                                                             Platón, República, Libro VII 


En este texto encontramos las siguientes ideas:

1) El mundo que percibimos a través de los sentidos, como el de la vista, es semejante al interior de la caverna, del mismo modo que el fuego en ella se asemeja al sol.

2) El ascenso del esclavo por el camino que lleva del interior al exterior de la caverna se asemeja al camino ascendente del alma desde el mundo sensible al inteligible en busca del verdadero conocimiento.

3) La idea del Bien, encontrada por el alma en el límite del mundo inteligible, es causa de todo lo recto y bello que existe, fuente de toda verdad e inteligencia, y engendradora en el mundo visible de la luz y de su soberano, el sol.

4) Aquella persona que quiera conducirse con sabiduría en los diversos asuntos de su vida, tanto privada como pública, debe conocer esta Idea del Bien para lograr su objetivo.


La relación que hay entre estas ideas es la siguiente:

Tanto la primera idea como la segunda describen semejanzas entre el mito de la caverna y el camino del alma en su búsqueda del verdadero conocimiento. El interior de la caverna es el mundo sensible (primera idea) que el alma deja atrás para conocer el exterior , es decir, el mundo inteligible presidido por el Bien (segunda idea). La tercera idea es una explicación de la naturaleza y la función de la Idea del Bien: como causa de todo lo recto y bello que existe, ella es creadora de la luz y del sol del mundo sensible, así como fuente de toda verdadero conocimiento en el mundo inteligible. La cuarta idea es una consecuencia de la tercera. Siendo la idea del Bien fuente de toda rectitud y verdad, es necesario conocerla para conducirse con esa misma rectitud y verdad, es decir con sabiduría, en todos los ámbitos de la vida.

No hay comentarios: