viernes, 26 de mayo de 2017

Un texto de Platón comentado

"Pues bien, querido Glaucón –proseguí–, esta imagen debemos aplicarla enteramente a lo que antes se dijo. El mundo que aparece a nuestra vista es comparable a la caverna subterránea, y la luz del fuego que hay en ella al poder del sol. En cuanto a la subida al mundo de arriba y a la contemplación de las cosas de él, si las comparas con la ascensión del alma al mundo inteligible no errarás respecto a mi conjetura, ya que deseas conocerla. Sólo Dios sabe si por ventura es verdadera. Lo que a mí me parece es lo siguiente: en el límite extremo del mundo inteligible está la idea del bien, que percibimos con dificultad, pero, una vez contemplada, es necesario concluir que ella es la causa de todo lo recto y bello que existe; que,mientras en el mundo visible ha engendrado la luz y el soberano de ella, en el mundo inteligible es ella misma la soberana y dispensadora de la verdad y de la inteligencia, y que es necesario que la vea bien quien quiera conducirse sabiamente tanto en la vida privada como en la pública". Platón.

 El problema tratado en el texto es el del conocimiento.


En este texto encontramos las siguientes ideas: 

1) En primer lugar, el texto establece una comparación entre el mundo que podemos percibir a través de nuestros sentidos y la caverna descrita en “el mito de la caverna”, en la cual los esclavos protagonistas del relato se encuentran encadenados. Del mismo modo, la luz del fuego que la ilumina es semejante a la luz del sol en el mundo sensible. 

2) En segundo lugar se establece una comparación entre la subida que el esclavo liberado de sus cadenas realiza, según nos cuenta el mito, hasta salir de la caverna al mundo exterior, y el camino que sigue el alma del hombre cuando adquiere verdadero conocimiento dejando atrás la realidad sensible y captando la realidad inteligible. La comparación no es segura en su verdad. Eso “sólo Dios lo sabe” escribe el autor. 

3) A continuación se indica que el extremo del mundo inteligible, es decir, el objeto más alto de cualquier saber, es la idea del Bien. Esta idea es difícil de captar para el ser humano pero es la causa que explica todo lo recto y bello que existe, es decir, todo lo que es acorde con su propio ser, ajustándose a él. 

4) Sigue el texto destacando una diferencia en el papel que la idea de Bien juega en el mundo inteligible y en el sensible. Mientras en el mundo sensible la idea de Bien es causa de la luz que permite su visibilidad y por tanto fuente de conocimiento, e incluso de la realidad de la que esa luz procede, esto es, del sol mismo, en el mundo inteligible es ella misma la fuente que permite a las cosas mostrarse en su verdad (es dispensadora de verdad dice el texto)y al alma conocerlas (es también dispensadora de inteligencia). Si en el mundo sensible ella es fuente de la luz, en el inteligible ella misma es la luz. 

5) Por último el texto termina indicando que aquel que quiera conducirse con sabiduría tanto en su vida privada como en su vida pública ha de conocerla, teniéndola bien a la vista a la hora de tomar cualquier decisión. 

La relación entre estas ideas es la siguiente. El texto plantea una comparación entre el mundo sensible e inteligible a partir del mito de la caverna y obtiene de esa comparación una serie de conclusiones teóricas y prácticas acerca de la idea de Bien. La 1º y la 2º idea establecen la comparación: el mundo que percibimos es en realidad semejante al de la caverna oscura (1º idea) de la que el esclavo encadenado puede liberarse ascendiendo al mundo exterior, del mismo modo que el alma ignorante puede dejar las sombras de las opiniones que toma por verdades, ascendiendo al conocimiento verdadero de la Idea inteligible (2º idea). La 3º idea presenta a la idea de Bien como tema de investigación y de cuyo examen hay que concluir que ella es causa de todo lo recto y bello que existe, es decir, de todo aquello acorde con su propio ser que el alma anhela saber, el objeto último de todos sus deseos. La 4º idea encuentra una diferencia en la comparación entre el mundo sensible y el inteligible que nos permite realizar una afirmación más acerca de la idea de Bien: ella es causa de la luz presente en el mundo sensible en el sentido de que ella es causa de lo que nos permite conocer (el sol y su luminosidad) pero en el mundo inteligible ella misma es la condición de posibilidad del conocimiento. No sólo es causa de lo que nos permite conocer en el mundo sensible, sin que ella misma es la condición que permite el encuentro entre las cosas y el alma (conocimiento). Con otras palabras, no sólo es creadora del sol: ella es sol. Por último la 5º idea extrae una consecuencia de todo lo anterior: a la hora de tomar decisiones, tanto en el ámbito de la vida privada como en el ámbito de la vida pública, aquel que desee regirse por la sabiduría ha de tomar tales decisiones a la luz de la idea del bien. De este modo podrá conducirse en su vida con rectitud y hará de su vida algo bello.

No hay comentarios: