jueves, 10 de enero de 2008

Rincón de cine y música: "Trainspotting" (1996)

Hay varias películas recomendadas para el rincón de cine y música. "Trainspotting", "Antonia", "Camino a la perdición", "Miedo y asco en las Vegas", "La vida es bella". Continuaremos entonces con la película "Trainspotting". Incorrecta "políticamente", cruda en su trama y en sus diálogos, ambigua en su valoración de ciertos temas, no te deja indiferente. Además logra una mezcla de imagen y música en algunos momentos (el inicio, por ejemplo) muy brillantes. Pero a mi la historia me inquieta mucho. Si conoces la película ¿cómo la valoras? Esperaré a dar mi opinión.

9 comentarios:

david dijo...

Hola Jose, soy David, el profe de Informática. Permitidme que participe en vuestro blog para recomendaros un libro que acabo de leer y que algunos definen como "el Trainspotting del nuevo milenio". Se llama APPLES y el autor es RICHARD MILWARD. En él se muestra la relación que existe entre las inseguridades de la adolescencia en cuanto a las relaciones con los demás o el sexo, con las drogas y el alcohol.

Ahí os dejo la idea por si alguien tiene tiempo de leer algo.

Un abrazo

José dijo...

Gracias David. Como tendremos ocasi'on de encontrarnos pronto, igual te pido que me lo prestes. Por mi parte acabo de leer un libro sobre la infancia, 'El niño con el pijama de rayas'. Me parece demasiado valorado, pero merece la pena leerlo. Podemos intercambiarlos. Hasta pronto.

Anónimo dijo...

La pel'icula habla del mundo de las drogas sin prejuicios. Es valiente por eso.

Anónimo dijo...

La película destapa muchos tópicos absurdos acerca de la heroína, y muestra una realidad distinta, otra forma de ver la vida que no es común. Renton se muestra como una persona con propia personalidad y alejada del consumismo y la locura disfrazada de prisas que es esta sociedad actual. Está basada en un libro, pero no recuerdo el nombre.

José, relacionado con la película, te recomiendo el libro "Heroína", de Eduardo Hidalgo Downing, coordinador de "Energy Control" en Madrid.

Anónimo dijo...

Por cierto, David, el alcohol es también una droga, y además la que más muertes causa al año junto con el tabaco.

José dijo...

Me impresionan muchas c osas de la película, entre ellas el monólogo del protagonista al comienzo que dice lo siguiente:

"Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige buena salud, colesterol bajo y seguro dental. Elige hipoteca a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver teleconcursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones."

Lo único en lo que no puedo seguir al personaje es en la salida que él escoge para no escoger. Una adicción. Es cierto que suele ser nuestra salida más común: agarrarse a la televisión o a las compras, al alcohol o al deporte. El protagonista se agarra a la heroina.


Por otro lado, ¿qué tipo de persona es el protagonista cuando , al final, roba a sus "amigos"? ¿Es algo más que un cínico?

Dani dijo...

Desde Platón a Huxley,siempre el hombre se ha servido de la embriaguez que le proporcionan ciertas sustancias para escapar del sufrimiento y la cotidianeidad. No me parece mal camino el escogido por Renton; nosotros mismos andamos por otros caminos que son hasta peores que la adicción, si no lo son.
Seguimos, aunque sin darnos cuenta, valores cristianos y materialistas, que no nos acercan a la felicidad que tanto prometen.

¿Es culpable de usar eso, si le da felicidad y no afecta a terceros?


Al contrario, a veces debemos superar nuestros miedos y prejuicios y volver a ver la vida como cuando éramos niños. No ver el mundo que nos rodea como un conjunto de símbolos, sino como algo arrobador y apasionante que en cada momento y lugar nos descubre algo maravilloso, una esencia, la felicidad y armonía del que se conforma solo con existir y sentirse vivo en un lugar del espacio y del tiempo.

Si te gusta la música de la película: Lust for life - Iggy Pop

Anónimo dijo...

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS...buen libro jose manuel podriamos ablar sobre ello en clase de los cursos de 1º puesto que ha tenido mucho exito.piensalo pero esta muy bien,refleja la cruda realidad de la segunda guerra mundial pero vista desde ls ojos de un niño que no es tan cruda.un saludo

José dijo...

Algo me impresionó del libro y tiene que ver con lo que dices. El niño va viviendo lo que cuenta la historia (no destripo el libro) desde su punto de vista. Ese punto de vista le libra de muchos horrores que sólo aparecen a los ojos del adulto.