martes, 9 de septiembre de 2008

En qué consiste un problema filosófico.

Los problemas filosóficos no son cuestiones a resolver de modo que desaparezcan una vez encontrada la solución. No son expresión de algo que nos falta, de modo que pueda la falta ser llenada con una teoría determinada. No son una herida que se pueda curar. Los problemas filosóficos son pautas germinales, principios generativos de formas diversas de vivir y ser. Del encuentro repetido una y otra vez con ellos y contra ellos resultan formas diversas de sentir, de pensar, de actuar, de esperar. Como un martillo golpea un yunque incandescente y de él saltan chispas, así el pensamiento golpea la matriz del problema, expresada en una pregunta, y de ello saltan creaciones, inventos, novedades, posibilidades y descubrimientos. No hay por tanto nada que resolver ni solucionar. Los problemas filosóficos se resuelven generando en ellos nuevas respuestas en las que el problema insiste.
De modo que vayamos a ellos de nuevo, contentos por disfrutar de tan señalada compañía y recordando aquel refrán: dime con quién andas y te diré quién eres.
Y volvamos otra vez a preguntarnos: ¿qué significa "eidos" en Platón? ¿De verdad tenemos un alma inmortal? ¿Existe algo verdadero sin duda? ¿Dónde se han ido los dioses? ¿En qué consiste el misterio? ¿La vida es sólo trabajar para ganar dinero que luego gastas teniendo que volver a trabajar para lo mismo? ¿Por qué la libertad nos da miedo? ¿En qué consiste el paso del tiempo?
Ya lo hablaremos...

2 comentarios:

Lacru dijo...

MUCHAS GRACIAS A TU BLOG, DESPEJE ALGUNAS DUDAS !!!

Lacru dijo...

muy util tu blog! *-*