jueves, 17 de febrero de 2011

La música.

La Música (I). Gustav Klimt.
Escribe Nietzsche en cierto lugar: “sin la música, la vida sería un error”. ¿Es esta afirmación una exageración inmensa o guarda en su interior una verdad? Preguntémosle a Nietzsche, con el debido respeto, lo siguiente:

-¿Qué buscas en la música con tanta pasión? ...

Y ahora escuchemos su respuesta:

-"¿Qué quiere pues, de la música mi cuerpo entero? Pues no es del alma... Creo que su aligeramiento; como si todas las funciones animales debieran ser aceleradas mediante ritmos ligeros, audaces, turbulentos; como si el bronce y el plomo de la vida debieran olvidar su pesantez gracias al oro, la ternura y la untuosidad de las melodías. Mi melancolía quiere descansar en los escondites y los abismos de la perfección: he aquí por qué necesito de la música¨.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso texto.
Ciertamente considerar si la vida es un error tiene el mismo sentido que considerar si la vida tiene algún sentido. El sentido o el no sentido(un error, por ejemplo) es algo subjetivo, cada uno le da un sentido a su vida, otros pierden el sentido de su vida y quedan en un vacío psicológico que no saben como llenar, pero hay que trascender a todo ésto y observar. Si observamos la naturaleza, el universo, entenderemos que la vida no tiene un sentido, el universo no entiende de sentidos, no podemos atribuirle al universo una característica que es el resultado de una serie de interacciones dentro del cuerpo de los seres vivos. Y aunque el universo tuviera conciencia de si mismo, no creo que le diera un sentido a su existencia, simplemente devendría(de devenir, no se si esta palabra existe), aunque de darle un sentido, no creo que nosotros tuviéramos mucho que ver, sería un tanto narcisista por nuestra parte, ¿no?. Lo que quiero decir es que los seres humanos tenemos que darle un sentido a nuestra vida. Si la vida es un error, entonces, ¿porqué seguir vivo? Aún así, podemos entender que la vida, como hecho, como suceso en el universo, no tiene un sentido, porque el concepto “sentido” es una creación humana, el decir si algo es erróneo o no es un hecho humano. Lo único discutible es si nuestra presencia aquí es consecuencia de una causalidad o de una casualidad, o de algo diferente que aún no hemos descubierto, un concepto que defina algo que desconocemos, quizás que la objetividad, por definición, no existe. Una vez entendido ésto, podemos crear el sentido de nuestras vidas como algo que nos impulse, que nos lleve a superarnos, como el mismo Nietzsche decía. Cada uno creará entonces su sentido, su no error, y dirá: - Mi vida no es un error porque estoy vivo. Y a partir de ahí añadirá mas elementos a su no error. La música puede ser uno de ellos, y ciertamente hace mucho más agradable la existencia. Está claro que para el autor lo es. En uno de los pasajes del texto, cuando dice:
"como si todas las funciones animales debieran ser aceleradas mediante ritmos ligeros", podría entenderse que el mismo hecho de la vida requiere de la música, aunque evidentemente esto es un hecho de conceptualización subjetiva, ya que habla de la función de la música en cuanto instigadora, promotora de las funciones animales. Evidentemente, y como cualquiera es libre de hacer, si se incluyen los hechos más fundamentales de la vida, como son el latido del corazón, la frecuencia respiratoria, el estímulo visual y olfativo de un jaguar ante una presa, el flujo de la savia dentro de las plantas, del magma por debajo de la superficie terrestre... Si todo ésto se incluye dentro de lo que uno entiende por música, es evidente que la vida sería un error sin música, porque no existiría vida tal y como la conocemos. Por lo tanto, llego a la conclusión de que todo depende del observador(con permiso de Einstein). Si éste considera como música todo aquello que mueva a la vida, entonces su universo no podrá existir sino es como una sinfonía cósmica. Sin embargo, fuera de esta concepción, la vida, en el caso de no existir algún elemento, como la música, podría no ser errónea, dependiendo siempre del observador y de sus conceptualizaciones, esto es básico.

Anónimo dijo...

Sigue aquí, de anónimo.

Yo considero la música como una consecuencia de los funcionamientos vitales antes dichos y, como consecuencia, es adicional, es decir, la vida ya existía antes de que hubiera música. Cada uno dispone de sus elementos adicionales, y de su propia definición de esos elementos. Lo que es cierto es que todos disponemos de unos elementos inherentes y originarios, que nos vienen dados de fábrica, y que son esos funcionamientos vitales. Pero si uno elige que la música, o cualquier otro elemento, está intrínsecamente relacionado con el devenir mismo de la existencia, entonces es evidente que para esa persona su vida sería un error si tal elemento no existiera en su universo subjetivo. Lo que es cierto es que aunque el elemento no existiera, la persona seguiría viva, salvo que, a partir de constatar la inexistencia del elemento, provocara su autodestrucción, por eso, el introducir o no un elemento en determinado grupo conceptual, por ejemplo, el grupo de los elementos que sustentan la vida, es un arma de doble filo.


Para concluir, en mi opinión la música es una consecuencia de los ritmos internos del cuerpo, de la observación de los fenómenos naturales y de la imitación de sus sonidos. Es decir, es una consecuencia natural, pero como consecuencia, no es elemento creador de vida.
Aunque sigo manteniendo que uno de los descubrimientos más importantes ha sido el del Principio de la Relatividad, que no sólo es un hito científico, sino que nos describe muy bien como mentes pensantes.
Por último, decir que la vida no necesita de conceptos, sabe como sostenerse a si misma, aunque nosotros nos empeñemos en lo contrario.
Si hay algún sentido, como decía Nietzsche, éste es el sentido de la tierra, la gaya ciencia, la pacha mama, llamadlo como queráis.

Espero haber sido breve.

Anónimo dijo...

me parece que va a salir al revés, el primer comentario tiene que ser el que empieza con: Hermoso texto.
Ciertamente...

Gracias.

Anónimo dijo...

Nietzche, en otro texto llega a decir que " en la música las pasiones disfrutan de ellas mismas" Aunado a esto, la justificación que hace a la existencia es Estética, no Metafísica como lo querían otro pensadores. El juego de la creación (y recreación de la existencia) es, como bien dicen arriba tan fructífera como la Tierra e incapaz de asirse bajo aquella Unidad Divina que tanto irrita a Nietzsche.