lunes, 6 de junio de 2011

Discurso de Fray Antonio de Montesinos.

En 1510 Antonio de Montesinos parte con otros misioneros dominicos al Nuevo Mundo, arribando a la Isla La Española en el mes de Septiembre. Allí descubren el trato que los indios reciben de los encomenderos, esclavizados y utilizados como mano de obra para la explotación de los campos y las minas. Después de deliberarlo en comunidad, deciden hacer denuncia pública de tal situación siendo Montesinos su portavoz. 
Es el 4º domingo de adviento (21 de diciembre de 1511). Asisten a la misa todas las autoridades: el Virrey, Diego Colón, los oficiales del rey y todas las familias importantes. Sube a púlpito fray Antonio de Montesinos. Tomando como lema de su sermón la frase "Yo soy la voz que clama en el desierto" (Lc 3, 4), proclama: “Yo soy esa voz de Cristo en el desierto de esta isla”. Y continúa así:

[Fragmento] "Esta voz, dijo él, que todos estáis en pecado mortal y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes. Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas de ellas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin darles de comer ni curarlos en sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren, y por mejor decir, los matáis, por sacar y adquirir oro cada día? ¿Y qué cuidado tenéis de quien los doctrine, y conozcan a su Dios y creador, sean bautizados, oigan misa, guarden las fiestas y domingos? ¿Estos, no son hombres? ¿No tienen almas racionales? ¿No estáis obligados a amarlos como a vosotros mismos? ¿Esto no entendéis? ¿Esto no sentís? ¿Cómo estáis en tanta profundidad de sueño tan letárgico dormidos? Tened por cierto, que en el estado [en] que estáis no os podéis más salvar que los moros o turcos que carecen y no quieren la fe de Jesucristo".
                                 Fray Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias.

Para saber más:
http://jubileo.dominicos.org/2010/guion-reflexion-sermon-de-montesinos

Con nuestros alumnos nos hemos preguntado si este texto tiene algún lugar en el presente. ¿Hay razones para clamar hoy?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si trasladaramos dicho discurso a estas fechas, el efecto seria, no el mismo, pero si produriria una reaccion y concienciacion de la personas que aun creen que son superiores y que sus almas por lo tanto limpias y sin tacha, esto no es más que la muestra de la crueldad que se revierte espontaneamente sobre aquellos españoles en aquellas regiones hispanas.

José dijo...

Me parece muy interesante la idea de la vigencia actual del texto. ¿Cómo sería hoy escuchado? ¿Qué reacciones provocaría?