domingo, 11 de marzo de 2012

Reforma laboral.

Pensando en compañía de Susan George, cabe definir nuestro presente por una determinada relación de poder entre la economía financiera, la economía productiva, la organización política de la sociedad y la biosfera. Hoy, el poder financiero sobredetermina la economía real y ambos fuerzan las decisiones políticas y la relación con la biosfera. El reto es el de "revertir completamente el orden de estas esferas para que el planeta sea lo primero, la sociedad pueda decidir democráticamente cómo organizarse, la economía sirva a este plan y la esfera financiera se vea reducida a la condición de una herramienta".

A la luz de estas consideraciones comprendemos ideas como las siguientes: los retos actuales que atraviesa la economía española requieren medidas políticas concertadas en el ámbito internacional que subordinen la economía financiera y la economía productiva a la organización democrática de la sociedad y al respeto por la naturaleza. Es preciso una reforma del sistema financiero internacional. Esta reforma supondría avanzar en justicia social y comunión de bienes, redistribuyendo efectivamente la riqueza existente; controlar la economía especulativa y frenar el desmedido afán de lucro, en lugar de eliminar derechos. Este es el camino que puede generar riqueza orientada a la creación de empleo decente y con derechos, y a disminuir la pobreza.

¿Cuál es el sentido de la actual reforma laboral? ¿En qué dirección camina? ¿Cómo afecta a las relaciones de poder que constituyen nuestra vida en sociedad?.