miércoles, 31 de diciembre de 2014

El tiempo no pasa sin quedar

En los días previos a la celebración de la Navidad y el Fin de Año escucho a muchas personas, normalmente mayores, contar lo rápido que pasa el tiempo. Hace nada, dicen, estaban celebrando la pasada Navidad y de repente ya está aquí de nuevo. Otra vez los turrones, los polvorones, las campanadas, las uvas. Hace nada, recuerdan, éramos niños cantando villancicos y jugando alrededor del Belén y ahora... Con sorpresa, con resignación o con ambas cosas, sus miradas y sus palabras reconocen cómo, sin apenas darnos cuenta, el tiempo pasa.

Y tienen razón, desde luego. El tiempo pasa. Pero lo que no cuentan esas historias es que, además de pasar, el tiempo también queda, así que unamos a sus historias sobre el pasar del tiempo la nuestra sobre su quedar. Para poder hacerlo, hemos de preguntarnos a qué se refiere la expresión “el tiempo pasa”. ¿Qué queremos decir con ella?

Decimos “el tiempo pasa” cuando sentimos una diferencia entre aquel que somos y aquel que hemos sido. Esa diferencia la siente el joven al descubrirse un día distinto del niño que fue, o el adulto al volver la mirada sobre su juventud y no verla ya coincidir con su propio rostro, o el anciano al asomarse a ese espacio abierto entre él mismo y su madurez.

Ahora bien, sólo podemos sentir una diferencia entre aquel que somos y aquel que hemos sido si aquel que hemos sido aún es algo y no nada. Si con el pasar del tiempo aquel que fuimos dejase de ser y se aniquilara ¿cómo podríamos sentir una diferencia con él? Y sin embargo la sentimos. Por lo tanto, aquel que fuimos no se ha vuelto nada por pasar: queda. El tiempo pasa y queda, porque para sentir su paso, el pasado ha de quedar.

Pero si es así ¿dónde está? ¿Dónde encontrar ese pasado insistente del que pocos nos hablan y muchos creen irremediablemente perdido? No es necesario ir a buscarlo porque nunca se perdió. Esta ahí mismo, prendido en el sentir.

Por lo tanto, nada de melancolías por el paso del tiempo, sino más bien serenidad. Y para disfrutarla, basta sentir el paso del tiempo. Sentir cómo se distingue de sí mismo y, en el mismo proceso, cómo se reúne consigo. Sentir cómo no cesa de irse y de volver, de despedirse y de regresar, siendo la diferencia incesante de su pasar el lugar de cita para todas las cosas.

¿No es todo esto una buena razón para celebrar el paso del tiempo? Su celebración tiene sentido porque el tiempo no pasa sin quedar.

Y una vez contada nuestra historia , sólo nos queda decir: ¡feliz despedida del viejo año y entrada en el nuevo!


domingo, 28 de diciembre de 2014

Los faros, poema de Baudelaire

Baudelaire
VI Los Faros

Rubens, río de olvido, jardín de la pereza,
fresca almohada de carne, donde amar no se puede,
mas la vida ahí afluye y sin tregua se agita,
como el aire en el cielo, y la mar en la mar;

Leonardo da Vinci, sobrío y hondo espejo,
en que hechiceros ángeles, con su dulce sonrisa,
cargada de misterio, se muestran en la sombra
de glaciares y pinos que cierran sus países;

Rembrandt, triste hospital preñado de murmullos,

solamente adornado con un gran crucifijo,
donde en llanto se exhala la oración de estiércol,
y que un rayo de invierno bruscamente atraviesa;

Miguel Ángel, lugar incierto en que los Hércules

se mezclan a los Cristos, y donde en pie se alzan
fantasmas poderosos que al llegar el crepúsculo
desgarran su mortaja con los dedos crispados;

iras de boxeador, impudores de fauno,

tú que supiste ver la belleza canalla,
pecho hinchado de orgullo, hombre amarillo y débil,
Puget, de los forzados melancólico rey;

Watteau, ese carnaval donde, cual mariposas,

ilustres corazones resplandeciendo vuelan,
ligeros decorados alumbrados por lámparas
que la locura vierten sobre le baile que gira;

Goya, la pesadilla de ignotas cosas llena,

fetos que se cocinan en medio del sabbat,
viejas ante el espejo, niñas todas desnudas,
que las medias se ajustan tentando a los demonios;

Delacroix, sanguinoso lago de ángeles malos,

umbrado por un bosque de abetos siempre verdes,
donde extrañas fanfarrias, bajo un cielo de pena
cruzan, como un suspiro sofocado de Weber;

estas blasfemias, estas maldiciones y quejas

estos éxtasis, gritos, llantos, estos Te Deum,
son un eco que mil laberintos repiten;
¡del corazón mortal son un opio divino!

¡Es por mil centinelas un grito renovado,

una orden que mil pregoneros propagan;
en un faro encendido sobre mil ciudadelas,
grito de cazadores en la selva perdidos!

¡Pues, Señor, es sin duda el mejor testimonio

que podríamos dar de nuestra dignidad
este ardiente sollozo que rueda por los siglos,
y que muere en el borde de vuestro ser eterno!




VI. Les Phares

Rubens, fleuve d'oubli, jardin de la paresse,
Oreiller de chair fraîche où l'on ne peut aimer,
Mais où la vie afflue et s'agite sans cesse,
Comme l'air dans le ciel et la mer dans la mer;

Léonard de Vinci, miroir profond et sombre,
Où des anges charmants, avec un doux souris
Tout chargé de mystère, apparaissent à l'ombre
Des glaciers et des pins qui ferment leur pays;

Rembrandt, triste hôpital tout rempli de murmures,
Et d'un grand crucifix décoré seulement,
Où a prière en pleurs s'exhale des ordures,
Et d'un rayon d'hiver traversé brusquement;

Michel-Ange, lieu vague où l'on voit des Hercules
Se mêler à des Christs, et se lever tour droits
Des fantômes puissants qui dans les crépuscules 
Déchirent leur suaire en étirant leurs doigts;

Colères de boxeur, impudences de faune,
Toi qui sus ramasser la beauté des goujats,
Grand coeur gonflé d'orgueil, homme débile et jaune,
Puget, mélancolique empereur des forçats;

Watteau, ce carnaval où bien des coeurs illustres,
Comme des papillons, errent en flamboyant,
Décors frais et légers éclairés par des lustres
Qui versent la folie à ce bal tournoyant;

Goya, cauchemar plein de choses inconnues,
De foetus qu'on fait cuire au milieu des sabbats,
De vieilles au miroir et d'enfants toutes nues, 
Pour tenter les démons ajustant bien leurs bas;

Delacroix, lac de sang hanté des mauvais anges,
Ombragé par un bois de sapins toujours vert,
Où, sous un ciel chagrin, des fanfares étranges
Passent, comme un soupir étouffé de Weber;

Ces malédictions, ces blasphémes, ces plaintes,
Ces extases, ces cris, ces pleurs, ces Te Deum,
Sont un écho redit par mille labyrinthes;
C'est pour les coeurs mortels un divin opium!

C'est un cri répété par mille sentinelles,
Un ordre renvoyé par mille porte-voix;
C'est un phare allumé sur mille citadelles,
Un appel de chasseurs perdus dans les grands bois!

Car c'est vraiment, Seigneur, le meilleur témoignage
Que nous puissions donner de notre dignité
Que cet ardent sanglot qui roule d'âge en âge
Et vient mourir au bord de votre éternité!


(El texto en francés es el original publicado en Las flores del mal. La traducción al castellano pertenece a la edición bilingüe de Alain Verjat y Luis Martínez de Merlo publicada en Cátedra , edición de 2010).



martes, 23 de diciembre de 2014

Las fiestas

Las fiestas, con su repetición insistente, con su regreso constante, no dejan de recordarnos que no solo hay un calendario, sino dos, y que tampoco hay un solo tiempo, pasajero y fugaz, sino otro más que vuelve y regresa, y que nosotros andamos entremedias, con un pie el lo móvil de los días y otro en la eternidad insistente de los acontecimientos que retornan, como las fiestas.

Feliz Navidad.

jueves, 11 de diciembre de 2014

El ser humano en Descartes

"Pero yo ¿qué soy, ahora que supongo que hay alguien que es extremadamente poderoso y, si me atrevo a decirlo, maligno y astuto, que emplea todas sus fuerzas y toda su industria en engañarme? ¿Puedo estar seguro de tener la menor de todas esas cosas que acabo de atribuir a la naturaleza corporal? Me paro a pensar en ello con atención, recorro y repaso todas esas cosas en mi mente y no encuentro ninguna de la que pueda decir que está en mí. No es necesario que me detenga a enumerarlas. Pasemos, pues, a los atributos del alma, y veamos si hay algunos que estén en mí. Los primeros son alimentarse y caminar; pero si es cierto que no tengo cuerpo también lo es que no puedo caminar ni alimentarme. Otro es sentir, pero tampoco se puede sentir sin el cuerpo, además de que, anteriormente, he creído sentir varias veces cosas durante el sueño que, al despertarme, he reconocido no haber sentido en absoluto realmente. Otro es pensar; y encuentro aquí que el pensamiento es un atributo que me pertenece: es el único que no puede ser separado de mí. "Soy, existo": esto es cierto; pero ¿durante cuanto tiempo? A saber: tanto tiempo mientras piense; ya que, quizás, podría ocurrir que si cesara de pensar cesaría al mismo tiempo de ser o de existir. No admito ahora, pues, nada que no sea necesariamente verdadero: yo no soy, pues, hablando con precisión, más que una cosa que piensa, es decir, una mente, un entendimiento o una razón, que son términos cuyo significado anteriormente me era desconocido. Ahora bien, yo soy una cosa verdadera y verdaderamente existente; pero ¿qué cosa? Ya lo he dicho: una cosa que piensa".


                                                                          Descartes, Meditaciones metafísicas.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

El ser humano en José Antonio Marina

"Lo real no nos basta. Nos sostiene, nos impulsa, nos limita, nos da alas, pero no nos basta. La inteligencia inventa sin parar posibilidades reales, que no son fantasías, sino ampliaciones que la realidad admite cuando la integramos en nuestros proyectos. El mar, gran obstáculo, puede convertirse en medio de comunicación. Y el ligero aire puede soportar nuestro peso y nosotros volar. El agua del río puede convertirse en luz y la imponente montaña en catedral. La realidad entera queda en suspenso esperando que el ser humano acabe de darle luz.

¿Entonces las cosas no son lo que son? Según y cómo. Son lo que son y lo que pueden ser. ¿Y el hombre? Lo mismo. Somos nuestras propiedades reales y el impredecible despliegue de nuestras posibilidades. Híbridos de realidad y posibilidad, somos ciudadanos compartidos de la realidad y el deseo”.

                                                                  J.A. Marina, Ética para náufragos.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Nota sobre los límites, las ilusiones y la realidad

La realidad está constituída por límites que distinguen en ella los ámbitos más diversos: el éxito y el fracaso, el poder y la debilidad, la vida y la muerte, la salud y la enfermedad, la locura y la razón.

Creer en ilusiones acerca la realidad consiste en afirmar la posibilidad de vivir sólo un lado del límite, manteniéndonos a salvo del otro.

Desprenderse de ilusiones sobre la realidad consiste en descubrir que nada nos libra de los dos lados del límite y de su naturaleza paradójica.

Y significa también descubrir que tal experiencia no es algo de lo que nos debamos librar.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Test sobre los tipos de acción

El siguiente test trata sobre algunos tipos de acción clasificados por Aristóteles como acciones voluntarias, forzosas y mixtas. Será evaluable y sólo podrás contestarlo en el tiempo de clase reservado a esta tarea.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Un relato fantástico creado por 1ºB

María salió a pasear. Necesitaba despejarse un poco después de estudiar para el examen y comenzó a caminar sin un rumbo definido. Después de un rato se encontró en una calle desconocida. Le llamó la atención una pequeña tienda, pero aún más el cartel de la entrada. Aquel cartel decía:

"Se venden cabezas".

 No había nadie en la calle. La tienda estaba abierta, pero vacía. ¿Se atrevería a entrar? Con una mezcla de curiosidad y miedo, abrió la puerta y entró. De repente...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Un relato fantástico creado por 1º C

María salió a pasear. Necesitaba despejarse un poco después de estudiar para el examen y comenzó a caminar sin un rumbo definido. Después de un rato se encontró en una calle desconocida. Le llamó la atención una pequeña tienda, pero aún más el cartel de la entrada. Aquel cartel decía:

"Se venden cabezas".

 No había nadie en la calle. La tienda estaba abierta, pero vacía. ¿Se atrevería a entrar? Con una mezcla de curiosidad y miedo, abrió la puerta y entró. De repente...

viernes, 21 de noviembre de 2014

Un relato fantástico creado por 1ºD

María salió a pasear. Necesitaba despejarse un poco después de estudiar para el examen y comenzó a caminar sin un rumbo definido. Después de un rato se encontró en una calle desconocida. Le llamó la atención una pequeña tienda, pero aún más el cartel de la entrada. Aquel cartel decía:

"Se venden cabezas".

 No había nadie en la calle. La tienda estaba abierta, pero vacía. ¿Se atrevería a entrar? Con una mezcla de curiosidad y miedo, abrió la puerta y entró. De repente...

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Lo propio de la realidad


Lo propio de la realidad es su capacidad de renacimiento y renovación. No está sometida al implacable desgaste del tiempo, que todo lo reduce a ceniza y olvido. Ella misma es tiempo, renace de sus cenizas y hace memoria de su olvido. Y todo ello gracias al poder que la caracteriza: el poder de renacer.

La realidad posee el poder de renacer porque es fecunda, es decir, capaz de crear una realidad distinta de sí, en la que sin embargo ella insiste en su poder de recreación y renovación. La realidad es fecunda porque deviene: tiene el poder de superarse a sí misma y engendrar, por encima de su limitación, una nueva realidad en la que la antigua renace en su potencia de futuro. Esta nueva realidad trae a presencia, en su fecundidad, aquello que ya fue. Y de ese modo, aquello que ya fue, renace en tanto posibilidad y futuro, insistiendo y resucitando en su virtualidad.

Por lo tanto, nada de comprender la realidad como atrapada por su finitud y atemorizada por su contingencia. La comprensión de la realidad como finita y contingente, es decir, como sometida a los límites irrebasables del nacimiento y de la muerte, así como oscilando entre la posibilidad de ser o dejar de ser, falsea, impide y bloquea la experiencia de la realidad como renacimiento y renovación.

Nada de finitud y contingencia para lo real. Más bien, infinitud y necesidad…

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Ejercicio sobre un texto de Aristóteles (PAU)

"La felicidad no es una simple manera de ser puramente pasiva; porque entonces la encontraríamos en el hombre que pasase durmiendo toda la vida, viviendo la vida vegetativa de una planta y experimentando las mayores desgracias. Si esta idea de felicidad es inaceptable, es preciso suponerla más bien en un acto de cierta especie, como he hecho ver anteriormente. Pero entre los actos, hay unos que son necesarios y hay otros que pueden ser objeto de una libre elección, ya en vista de otros objetos, ya en vista de ellos mismos. Es claro que es preciso colocar la felicidad entre los actos que se eligen y que se desean por sí mismos, y no entre los que se buscan en vista de otros. La felicidad no debe tener necesidad de otra cosa, y debe bastarse a sí misma por completo”.

Aristóteles. Ética a Nicómaco.

-Señala las ideas principales del texto y la relación que hay entre ellas.


En  este texto encontramos las siguientes ideas. 

1. La felicidad es una acción, actividad, o quehacer, no una forma pasiva de ser, como la vida de un durmiente, de una planta o el sufrimiento de una desgracia. Es algo que se hace, no algo que se padece. Como acción, la felicidad es un cierto tipo de acto.

2. Hay al menos dos tipos de actos. El primero es el de los actos necesarios. El segundo es el de los actos que no siendo necesarios, pueden o no ser elegidos. Este segundo tipo se subdivide en dos: aquellos actos que buscamos por sí mismos y aquellos que buscamos en vista de otros.

3. La felicidad es un acto que podemos elegir y desear por sí mismo y no por otro. Se basta a sí misma y nada necesita.

La relación entre estas ideas es la siguiente. La primera idea define a la felicidad como acto frente a una forma pasiva de ser. La segunda idea expone los diferentes tipos de actos que podemos considerar para poder determinar a qué tipo de acto corresponde la felicidad . La tercera idea es la conclusión obtenida a partir de las dos anteriores, según la cual la felicidad es acto elegido y buscado por sí mismo.



miércoles, 29 de octubre de 2014

Satisfacción

¿Hay algo en este mundo capaz de darnos una satisfacción plena? ¿Hay algo que calme esa sed, tal vez inextingible, que habita en nuestro interior? ¿Y que no sea la muerte, desde luego, ni la muerte en vida proporcionada por los mil sucedáneos de felicidad que nos venden?.

¿Hay algo en este mundo capaz de satisfacer con plenitud el anhelo que nos constituye? ¿O debemos conformarnos y pactar con "la realidad" para lograr al menos satisfacciones parciales?

¿Hay algún bien en este mundo cuyo disfrute sea capaz de borrar el miedo y la amargura de nuestras vidas, descubriendo la alegría que habita en el fondo sin fin de todas las cosas?

¿Hay algo en este mundo capaz de darnos una plena satisfacción?


sábado, 25 de octubre de 2014

Percepción y realidad virtual

Supongamos lo siguiente:
  1. Algo es real porque lo percibes
  2. Lo que percibes es un conjunto de impulsos eléctricos interpretados por tu cerebro.
  3. Esos impulsos eléctricos interpretados por tu cerebro pueden ser creados por un programa informático.
  4. Por lo tanto, un programa informático puede crear lo que consideras real.
Si todo lo anterior es cierto ¿basta con percibir algo para considerarlo real?


Lo mismo pero en lenguaje cinematográfico:

viernes, 24 de octubre de 2014

Ejercicio sobre un texto de Platón (P.A.U)

Texto:


“—(…) La igualdad, la belleza, la bondad y todas las existencias esenciales, ¿experimentan a veces algún cambio, por pequeño que sea, o cada una de ellas, siendo pura y simple, subsiste siempre la misma en sí, sin experimentar nunca la menor alteración, ni la menor mudanza?
—Es necesariamente preciso que ellas subsistan siempre las mismas sin mudar jamás.
—Y todas las demás cosas, repuso Sócrates, hombres, caballos, trajes, muebles y tantas otras de la misma naturaleza, ¿quedan siempre las mismas, o son enteramente opuestas a las primeras, en cuanto no subsisten siempre en el mismo estado, ni con relación a sí mismas, ni con relación a los demás?
—No subsisten nunca las mismas, respondió Cebes.
—Ahora bien; estas cosas tú las puedes ver, tocar, percibir por cualquier sentido; mientras que las primeras, que son siempre las mismas, no pueden ser comprendidas sino por el pensamiento, porque son inmateriales y no se las ve jamás.
—Todo eso es verdad; dijo Cebes.
—¿Quieres, continuó Sócrates, que reconozcamos dos clases de cosas?
—Con mucho gusto, dijo Cebes.
—¿Las unas visibles y las otras inmateriales? ¿Estas, siempre las mismas; aquellas, en un continuo cambio?
—Me parece bien, dijo Cebes”.

                                                                                                                Platón, Fedón.

En este texto el autor reflexiona sobre la realidad y sus tipos.


  1. Exponer las ideas fundamentales del texto y la relación que hay entre ellas.
En este texto de Platón encontramos las siguientes ideas.
  1. Se afirma la existencia de esencias o ideas como el bien o la belleza, de naturaleza pura y simple, que no sufren cambio alguno y permanecen siempre iguales a sí mismas.
  2. El resto de realidades que no comparten tal naturaleza, como hombres, caballos, o muebles, al contrario que aquellas, nunca permancen iguales a sí mismas, sino que no dejan de cambiar y de diferenciarse tanto de sí mismas como de las demás.
  3. Las cosas mudables y cambiantes son perceptibles por cualquiera de nuestros sentidos, mientras que las existencias ideales, inmutables e idénticas, no pueden serlo, sino que son captadas por nuestra capacidad de argumentar y razonar.
  4. Cabe distinguir dos tipos de realidades. Por una parte tenemos aquellas perceptibles por los sentidos y sometidas a cambios y movimientos. Por otra parte tenemos a aquellas que son imperceptibles, inmateriales y sólo comprensibles por el pensamiento.

La relación que hay entre estas ideas es la siguiente. Las tres primeras ideas, que describen distintas realidades y sus propiedades, son premisas que llevan a afirmar una conclusión acerca de los tipos de realidad. Al advertir que hay realidades esenciales no sometidas al cambio y realidades sensibles en continuo movimiento (ideas 1,2 y 3) podemos concluir la existencia general de dos tipos de cosas, las visibles y las invisibles (idea 4).

lunes, 6 de octubre de 2014

Diario de clase: felicidad y eternidad

Durante un largo rato, la clase de 1º ha debatido sobre una cuestión: ¿en qué consiste una buena vida? Una pregunta como ésta ha llevado al tema de la felicidad. Y el tema de la felicidad ha llevado al del tiempo. O mejor, al de "su" tiempo propio. Mientras que en el conjunto de la clase había desacuerdo sobre el contenido concreto de una buena vida, porque para unos consistía en una vida sin preocupaciones y para otros esa vida despreocupada era aburrida, propia de un pez pero no de un ser humano, parecía que todos estaban de acuerdo en lo siguiente: una buena vida es una vida feliz, pero la felicidad es pasajera, instantánea, fugitiva. Y sin embargo, cuando todo parecía ya dicho, un alumno levanta la mano y dice ¿no podrá ser que hay algo eterno acompañando a cada instante, de modo que cuando somos felices, lo descubrimos por un momento?

Con la idea maravillosa de una eternidad que acompaña al presente, siempre dispuesta a encarnarse en él, pero nunca del todo, en un tiempo singular al que llamamos felicidad, la clase llegó a su fin.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Diario de clase: el Grabado Flammarion y la filosofía



Trabajo voluntario (entrega hasta el 3 de Octubre incluido).

Después de leer la introducción a la filosofía entregada al comienzo del curso, observa el grabado Flammarion y contesta a las siguientes preguntas:

  • Enumera algunos elementos que forman este grabado.
  • Señala en él las zonas o espacios diferenciados que lo componen.
  • ¿Puedes relacionarlos con lo estudiado en la introducción a la filosofía?
  • ¿Por qué el protagonista del grabado puede ser un ejemplo de una actitud filósofica?
  • ¿Cómo debería ser el grabado para ejemplificar una actitud no filosófica?
  • Incluye un enlace a una obra de arte que, para ti, ejemplifique una actitud filosófica, explicando por qué.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Discurso de Aristófanes o el origen del deseo

¿Por que los seres humanos se desean los unos a los otros? El discurso de Aristófanes en "El Banquete" de Platón ofrece una explicación mitológica a ese hecho. Puedes verla en este cortometraje de animación dirigido por Pascal Szidon, narrado en francés y con subtítulos en inglés.


martes, 16 de septiembre de 2014

Diario de clase: ¿el mundo está en nuestras manos o nosotros estamos en manos del mundo?

¿El mundo está en nuestras manos o nosotros estamos en manos del mundo?  He planteado esta pregunta a un grupo de alumnos y la respuesta mayoritaria ha sido que estamos en manos del mundo. Al desarrollar la respuesta me dicen que nacemos en una sociedad concreta y aprendemos a considerar bueno o malo, correcto o incorrecto, lo que ella considera como tal. Les pido ejemplos. Si nacemos en una sociedad en la que es normal usar armas, nos parecerá normal usarlas. Si nacemos en una sociedad en la que está vigente la esclavitud, nos parecerá normal la esclavitud. Si nacemos en una sociedad con desigualdad de derechos entre hombres y mujeres, nos parecerá normal su desigualdad. Una alumna añade: si no conocemos nada distinto de nuestro mundo, nos parecerá normal.

Sin embargo la respuesta no es unánime. Varios alumnos plantean que nuestro mundo nos parece normal mientras somos niños, pero al alcanzar la madurez podemos elegir y decidir. Y un alumno plantea un problema: si todo lo anterior es cierto ¿porqué cambia la sociedad?

Por mi parte subrayo la importancia del tema planteado. En él se juega el sentido o sinsentido de nuestra libertad. ¿Por qué? La respuesta en próximas clases.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Diario de clase: bienvenidos al curso 2014-2015

Saludamos a nuestros alumnos y a los visitantes de este blog en el comienzo del nuevo curso. Bienvenidos al aula real y a este espacio virtual en el que compartiremos temas, trabajos, preguntas, respuestas, soluciones, y todo lo que nos vaya regalando el curso que iniciamos. Y si estás inquieto o preocupado no lo olvides:



...y no dudes en preguntar.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Sobre el Cielo y el Infierno

¿En qué consisten el Cielo y el Infierno? El siguiente relato nos ayuda a responder a esta pregunta:

Un belicoso samurai desafió en una ocasión a un maestro zen a que explicara el concepto de cielo e infierno. Pero el monje respondió con desdén:
- "No eres más que un patán... ¡No puedo perder el tiempo con individuos como tú!".

Herido en lo más profundo de su ser, el samurai se dejó llevar por la ira, desenvainó su espada y gritó con todas sus fuerzas:
- "Podría matarte por tu impertinencia".

- "Eso", repuso el monje con calma, "es el infierno".

Desconcertado al percibir la verdad en lo que el maestro señalaba con respecto a la furia que lo dominaba, el samurai se serenó, envainó la espada y se inclinó, agradeciendo al monje la lección.

- "Y eso", añadió el monje, "es el cielo".

jueves, 4 de septiembre de 2014

Cambios en la fiesta de inicio de curso en el Gallinero

Hay cambios en el orden del día. Habrá que conformarse las actividades de la tarde. La comida queda para mejor ocasión.

martes, 2 de septiembre de 2014

Fiesta de inicio del curso en el Gallinero



Comienza el curso en el Gallinero (Cañada Real, Madrid) con una excelente paella en la parroquia de Santo Domingo de la Calzada, juegos, batucada, pasacalles por el Gallinero y un pase con fotografías del campamento. Y dentro de poco, retomamos el proyecto Veo Veo...

martes, 26 de agosto de 2014

Un consejo para entrar en el Cielo

“Ya era tarde. Teníamos que marcharnos para llegar a tiempo a Betsaida. Cabalgábamos despacio por el camino que bordea el lago. Las aguas reverberaban por los rayos del sol. Las montañas se recortaban al fondo como pálidas sombras. Era un atardecer tranquilo y agradable.

De repente aparecieron los niños mendigos que habíamos encontrado en el puesto aduanero. Se habían cogido de la mano y nos cortaban el paso.

-¿Qué hacéis? -pregunté.
-Jugamos a aduaneros.
-Pues ¿qué frontera hay aquí?
-¡Aquí comienza el reino de Dios!
Empezaba a enojarme, pero me contuve. ¿Por qué no iba a dar gusto a aquellos niños? Así que seguí el juego.
-¿Y qué hay que hacer para entrar en vuestro reino?
Los niños se echaron a reír. El mayor de ellos dijo:
-Si no os hacéis como niños, no entraréis en el reino de Dios.
-¿Quién reina en vuestro Reino?
-En ese Reino reinamos nosotros, los niños. A nosotros nos pertenece el reino de Dios.
-¿Y qué hay que pagar como impuesto?
-¡Danos algo de comer!
-¿Eso es todo el impuesto que hay que pagar?
-No hay otro reino en el que sea más fácil entrar. Sólo tienes que dar algo de lo que posees. Entonces ya formas parte del Reino.
No sabía si todo aquello era juego o realidad. Dije:
-¡De acuerdo! ¡Aquí tenéis mi impuesto para entrar en vuestro Reino!
Les di dos hogazas de pan y un montón de fruta. Los ojos de los niños brillaban. Nos dejaron libre el camino.¡Ya podíamos pasar! Habíamos cruzado otra frontera”.

Gerd Theissen. La sombra del Galileo.

viernes, 15 de agosto de 2014

La reina de África

Princesa
Los voluntarios de Cruz Roja la recogieron ayer en una patera y la han llamado "Princesa", pero ella es sin duda una reina, la reina de África. Dejó su tierra en medio de un tumulto con la policía marroquí. Sus padres lograron empujarla a una barca de plástico para cruzar el estrecho junto a otros inmigrantes, pero ellos no lograron subir. Cuando fue rescatada por Salvamento Marítimo estaba empapada, con unas décimas de fiebre y mucha hambre. Se tomó dos biberones de un tirón.

Observa sus ojos. Es una reina. ¿Habrán ido ya las más altas autoridades a recibirla? ¿Se emitirán comunicados oficiales por parte de las instituciones correspondientes para dar información cumplida de su visita? ¿Se llenarán las calles para aclamarla? ¿Cuándo se emitirán reportajes sobre el pasado, el presente y el futuro de su reinado? Hemos recibido la visita de una reina. Somos afortunados. ¿Recordaremos las reglas de protocolo y cortesía? ¿Estaremos a la altura de la dignidad que nos ha concedido? ¿Sabremos responder a ella?

Observa su sueño confiado. ¿Cómo no hacerse monárquico por una reina así? Apuntemos en el calendario esta fecha, 14 del 8 de 2014: la reina de África ha llegado a nuestro país.


domingo, 3 de agosto de 2014

Viendo "Harry Potter y la piedra filosofal"

Troll en apuros
Una tarde más con la pequeña L. me ha permitido ver "Harry Potter y la piedra filosofal". Cuando le pregunto a su madre con qué se quedaría de la película, me responde: con el enorme Hagrid y su protectora amistad con Harry Potter. Cuando ella me pregunta a mi, le respondo: con la escena del Espejo de Oesed y la frase del director Albus Dumbledore: "No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir". Cuando le pregunto a nuestra pequeña con qué se quedaría de la película, me responde: con el troll apestoso que llena de mocos la varita de Harry cuando éste se la clava en la nariz para vencerle.

Cada uno lo suyo. Tal vez utilice esta anécdota para alguna clase sobre perspectivismo...

sábado, 26 de julio de 2014

El discurso de la Serpiente

Tener una niña pequeña en casa me hace ver desde hace tiempo muchas series infantiles. Una de ellas es “El principito”, basada libremente en el personaje creado por Saint-Exupéry.

Capítulo tras capítulo, el principito y su amigo el zorro luchan contra la Serpiente, que busca apoderarse de todos los planetas del Universo susurrando al oído de sus habitantes ideas negras, supuestamente razonables, pero siempre egoístas y rencorosas. La Serpiente aprovecha un momento de debilidad provocado por un revés en sus vidas para atraparlos en un discurso que, bajo la apariencia de estar justificado, acaba por perjudicarles a ellos y a los que los rodean.

Y así es. Hay pensamientos que matan, discursos interiores que, traducidos en acciones equivocadas, enredan al sujeto en un círculo vicioso de resentimiento, autojustificación y dolor. Bajo la apariencia de un razonable “cuidado de si”, el protagonista acaba descuidándose a sí mismo, a los demás y a su entorno. El resultado es oscuridad, sufrimiento y destrucción.

¿Cómo acabar con las ideas negras de la Serpiente? No agotándose en la búsqueda de una solución a los problemas que plantean (¿como me hacen esto, con lo que yo hice por ellos? ¿por qué ellos sí y yo no? ¿seguro que puedo confiar en ellos?). No respondiéndolas, sino trascendiéndolas. Dejándolas atrás por crecimiento y maduración, como el ave deja atrás el nido, o la planta la semilla, o el joven la casa de sus padres. O como el durmiente cuando, atrapado por una pesadilla, la deja atrás al despertar.

El discurso de la Serpiente y sus ideas negras acaba encerrando a la víctima en su soledad, escuchándose únicamente a sí misma y a su propio resentimiento. La solución está en abrir esa soledad hacia lo Otro. O darle la bienvenida en nuestra propia vida.

¿Tarea sin fin, empeño imposible, utopía inútil? Así susurra el discurso de la Serpiente. Dejémosla atrás.


miércoles, 23 de julio de 2014

Lo que debes saber sobre las preocupaciones

Cuentan los sabios que:

-el 40% de nuestras preocupaciones se refieren a algo que no ocurrirá, imaginado por el temor, la ansiedad o el cansancio.

-el 30% se refieren a posibles consecuencias de acciones que hemos realizado y no podemos alterar.

-el 12% a críticas que esperamos recibir en el futuro por hacer algo.

-el 10% a preocupaciones relacionadas con la salud.

-el 8% restante a problemas reales que han de ser encarados.

Por tanto, la mayoría de nuestras preocupaciones son irreales. Siendo gran parte de nuestra vida un continuo preocuparse de sí, casi toda ella es una irrealidad, un constante soñar con los ojos abiertos. 

Si es así  ¿cómo despertar?

lunes, 21 de julio de 2014

Regresamos

Después de unos días alejados del blog por el fin del curso, el comienzo de las vacaciones y algunos asuntos más, regresamos. Aunque sabemos que nunca se regresa al mismo lugar.

sábado, 28 de junio de 2014

El ser humano en García Lorca

Preguntar por el ser humano en García Lorca supone enfrentar la universalidad de un concepto, el de "ser humano", con la respuesta singular del poeta, imposible de incluir en una designación válida para una multiplicidad de casos, no por irracionalidad ninguna, sino porque es la creadora y recreadora de su propia universalidad.

Sea como sea, al preguntarle a García Lorca en qué consiste el ser humano, una voz irreductible nos responde:



"(...) porque yo no soy un hombre ni un poeta ni una hoja,
pero sí un pulso herido que ronda las cosas del otro lado"

                               Lorca. Poeta en Nueva York

jueves, 26 de junio de 2014

Ana María Matute

Me llega de repente la noticia: Ana María Matute ha muerto. ¿Qué significará eso, "ha muerto"? Creemos saberlo, hacemos como que lo sabemos e incluso nos desgarra el dolor, pero ¿quién lo sabe? Recuerdo mi sorpresa al leer su novela "La torre vigía", cuando cierto personaje enfrentado al límite máximo simplemente... continúa. Busco entre las estanterías aquella novela y no la encuentro Quisiera volver a releerla hoy. Ese final asombroso ¿será también como el suyo? 
Quien sabe.

Escribe en algún lugar:
"Érase una vez un hombre bueno, solitario, triste y soñador, creía en el honor y la valentía, e inventaba la vida. San Juan dijo "el que no ama está muerto" y yo me atrevo a decir "el que no inventa, no vive".

lunes, 23 de junio de 2014

Una sospecha

"Sin duda, nada es más natural hoy día que ver a las gentes trabajar de la mañana a la noche y en seguida elegir, entre el café, el juego y la charla, el modo de perder el tiempo que les queda por vivir. Pero hay ciudades y países donde las gentes tienen, de cuando en cuando, la sospecha de que existe otra cosa".

                                                                                                                      Camus, La peste.

lunes, 16 de junio de 2014

¿Monarquía o República? Más democracia

El debate actual sobre Monarquía o República ha de ser planteado en relación con la cuestión de la calidad democrática de nuestro régimen político para que sea relevante.

La calidad democrática de un régimen político depende de su capacidad para garantizar que tanto el poder (entendido como la facultad de tomar decisiones), como la riqueza (entendida como el disfrute de las condiciones dignas de existencia) están equitativamente distribuídos y se rigen por el doble principio del apoyo mutuo (la solidaridad) y el bien común (conciliando los intereses enfrentados), respetando la libertad individual. Un régimen político es más democrático cuanto más cumple estos objetivos (García Moriyón).

Pues bien, actualmente nos encontramos inmersos, tanto nacional como internacionalmente, en un proceso de concentración de poder generador de una riqueza extrema que perpetúa la desigualdad y supone una amenaza para un modelo social basado en la inclusión e igualdad de oportunidades, poniendo en peligro los sistemas democráticos (ver informe Oxfam-Intermón).

El debate sobre Monarquía o República ha de referirse a este contexto para que sea realmente significativo. En este sentido ¿qué modelo concreto de organización social favorece una distribución equitativa del poder y la riqueza? ¿Cuál de ellos nos permitirá disfrutar de más democracia?

jueves, 12 de junio de 2014

Diario de clase: Descartes y Ortega en la PAU

Por fin se despejó la incógnita. Los autores en la prueba de la PAU para Historia de la Filosofía han sido Descartes (opción 1) y Ortega (opción 2). Los temas: Dios y el conocimiento. Me pregunto, aunque los textos no son precisamente sencillos, qué tal les habrá ido a los alumnos en el desarrollo general del examen. Bien, hace falta esperar unos dias más para despejar esta nueva incógnita...

lunes, 9 de junio de 2014

Sueños y realidad


Los sueños no son la realidad (contra el infantilismo del niño)

pero no hay realidad sin sueños (contra el cinismo del adulto).

La cuestión es guardar el equilibrio (a favor de la madurez) ...

viernes, 6 de junio de 2014

El árbol de la vida y sus frutos

Te presento al árbol de la vida y sus frutos. Se encuentra en Sudáfrica. En él se encuentran las preguntas y las respuestas renaciendo sin fin:





lunes, 2 de junio de 2014

Diario de clase: el rey abdica

El tema se comenta en los pasillos, en las aulas, en la sala de profesores, en las tutorías, en el patio, en la entrada del instituto. Los comentarios se amontonan. Unos hablan de República, otros de continuidad de la Monarquía, unos hablan de agradecimiento por la labor realizada, otros hablan de poner fin a los privilegios, otros más dicen: ¡lo que faltaba!... En fin, me pregunto cómo valorar ese hecho. ¿Ayudará a crear una mejor forma de organización social en nuestro país? 

lunes, 26 de mayo de 2014

Diario de clase: votar

Tratando el tema de la democracia en estos días, descubro que varios alumnos identifican la democracia con poder votar cada cuatro años, por un lado, y por otro afirman que votar no vale la pena. Sin entrar ahora en la inquietante conclusión de ese argumento, me pregunto si tienen razón. ¿Vale la pena votar?

viernes, 23 de mayo de 2014

Diario de clase: democracia

En estas últimas semanas de curso nos hemos preguntado cuál es el mejor modo de organización política. La inmensa mayoría de los alumnos han respondido: la democracia. Muy bien pero ¿de qué tipo? Vamos a descubrir que no hay un único modo de entender la democracia, sino varios. Al menos cuatro:

Democracia como protección. La democracia es un mecanismo de control sobre los gobernantes para proteger la libertad de los ciudadanos en una sociedad de mercado. La libertad se asegura por la separación de poderes y por un sistema representativo para la elección de los gobernantes. El Estado ha de limitarse a funciones de arbitraje (James Madison, Jeremy Bentham, James Mill).

Democracia como desarrollo. La democracia es condición necesaria para el desarrollo social y moral del individuo. El individuo no es solo consumidor y productor, sino un ser que ejerce y desarrolla sus capacidades. Esto sólo es posible en un marco social y político que lo permite. La participación democratica fomenta el caracter autolegislador del ser humano (John Stuart Mill, Rousseau).

Democracia elitista. La democracia es un mecanismo para aceptar o rechazar a la élite política más cualificada para ejercer las tareas de gobierno. Estas élites adquieren el poder de decidir mediante una lucha competitiva por el voto. No se trata de que gobiernen los ciudadanos, sino de que legitimen el derecho a gobernar de los expertos (Max Weber, Joseph Schumpeter).

Democracia participativa. Se afirma la relación entre la dignidad y la autonomía del ser humano con la posibilidad de participar de forma activa en las decisiones que le afectan. En consecuencia, este modelo no propone eliminar instituciones representativas como las elecciones o los partidos políticos, sino una profundización de la democracia, es decir, una mayor participación ciudadana en todas las esferas de la vida social (Benjamin Barber, Carol Pateman).

Si hay al menos cuatro modelos de democracia, podemos preguntarnos 1) ¿a qué modelo corresponde la democracia en la que vivimos?; 2) ¿a qué modelo debería corresponder? Con estas preguntas sobre nuestro presente iremos poniendo punto final al curso...

lunes, 19 de mayo de 2014

Diario de clase: la liga de fútbol

No he podido dejar de observar, después de la victoria del Atlético de Madrid en la Liga, a muchos alumnos con la camiseta del equipo puesta. Y no puedo dejar de preguntarme si del resultado tan apurado de esta Liga puede sacarse alguna enseñanza, filosófica o no...

domingo, 18 de mayo de 2014

Pasado, presente, futuro

¿En que consisten el pasado, el presente y el futuro? ¿Cuáles son sus singularidades y sus diferencias? Un modo de acercarse a estas cuestiones y, con ellas, a la realidad del tiempo, puede ser las definiciónes que podemos encontrar en el diccionario filosófico de Pelayo García Sierra, manual de materialismo filosófico revisado por Gustavo Bueno. Resumiendo la entrada correspondiente del diccionario, encontramos el siguiente texto:
"El pasado es la clase de acontecimientos que «influyen» en nosotros, pero no recíprocamente. El pasado se genera por la muerte. El presente es el campo de los acontecimientos ligados por relaciones de reciprocidad en cuanto a la transitividad de la comunicación. El presente está siempre inmerso en una época, y una época es, generalmente, una sucesión de presentes. Al presente podría dársele el radio (tomando como centro nuestra generación) de un siglo, pues más o menos ocupan un siglo los hombres vivos que influyen sobre mi generación y aquellos en los que mi generación influye (...). El futuro es la clase de acontecimientos en los cuales nosotros podemos «influir» pero de suerte que ellos ya no pueden influir sobre nosotros".

lunes, 12 de mayo de 2014

Diario de clase: la mejor forma de organización social

Durante las últimas clases en 1º hemos estado preguntándonos cuál es la mejor forma de organización social. Antes de dar una respuesta tópica a esta pregunta conviene aclarar qué criterios podemos utlizar para valorarlas. Te proponemos los siguientes:

-Criterio social. Esa forma de organización ¿desarrolla la capacidad de participación de los ciudadanos en los asuntos que les afectan o más bien su obediencia y servidumbre?

-Criterio económico. Esa forma de organización ¿subordina al ser humano a las necesidades de la economía productiva y las finanzas o más bien las pone a su servicio?

-Criterio ecológico. Esa forma de organización ¿trata al medio ambiente como materia prima, mercancía y espacio en el que despositar los residuos del proceso productivo o como una realidad de la que formamos parte y en la que nos movemos, vivimos y somos?


Teniendo en cuenta estos tres criterios también podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿hacia dónde se dirige nuestra sociedad?

miércoles, 7 de mayo de 2014

La actividad filosófica según Foucault


El siguiente texto de Foucault en la introducción a su obra “Historia de la sexualidad: el uso de los placeres” plantea esta pregunta: ¿en qué consiste hoy la actividad filosófica? La respuesta sigue impresionándonos:



“¿De qué valdría el encarnizamiento del saber si sólo debiera asegurar la adquisición de conocimiento y no, de un cierto modo y en tanto que se pueda, el extravío de aquel que conoce?... ¿Qué es la filosofía hoy en día -quiero decir la actividad filosófica- sino el trabajo crítico del pensamiento sobre sí mismo? ¿Y acaso no consiste, en lugar de legitimar lo que ya se sabe, en acometer la empresa de saber cómo y hasta dónde sería posible pensar de otro modo? El ensayo -que hay que entender como prueba modificadora de sí mismo en el juego de la verdad y no como apropiación simplificadora de los demás con fines de comunicación- es el cuerpo viviente de la filosofía, al menos si ésta todavía es hoy lo que fue en otro tiempo, es decir, una “ascesis”, un ejercicio de sí, en el pensamiento".

lunes, 5 de mayo de 2014

Diario de clase: respetar el pasado

Respetar el pasado no consiste en venerarlo, seguirlo, obedecerlo, sino en crear desde él algo nuevo. 

Por ejemplo: respetar a los filósofos del pasado, ahora que terminamos el curso de Bachillerato y vemos en perspectiva algunas de sus obras, no consiste en seguir sus ideas y defenderlas de heterodoxias sino en crear, desde su lectura, una nueva interpretación. Hacer nacer a un nuevo Platón o un nuevo Nietzsche desde el trato atento y cuidadoso con sus textos.

Respetamos el pasado cuando le permitimos crear desde sí mismo algo diferente, convirtiéndolo en semilla de un cierto porvenir.

Así damos cumplimiento al pasado: abriéndolo al futuro.

lunes, 28 de abril de 2014

Diario de clase: ponerle nota a la felicidad

 
Hoy en las clases de 1º hemos intentado ponerle nota a la felicidad. Para ello entendimos que nuestra felicidad está compuesta por tres dimensiones: 1) realizar los propios fines, 2) alcanzar autonomía y 3) disfrutar de placer y bienestar. Pues bien, en este momento de tu vida ¿vas realizando tus propios fines y metas? ¿en qué grado eres independiente? ¿disfrutas de una vida placentera? Responde a cada pregunta con una valoración entre el cero y el diez, haz la media y habrás puesto nota a tu felicidad.

¿Estás aprobado?

domingo, 27 de abril de 2014

Comienzo y final del amor

El amor comienza cuando la admiración por otra persona nos deja sin palabras y llega a su final cuando no encontramos palabras para explicar por qué la hemos admirado alguna vez.

sábado, 19 de abril de 2014

La soledad de América Latina según García Márquez

"La soledad de América Latina" es el título del discurso que Gabriel García Márquez dió al recibir el Premio Nobel de Literatura en el año 1982.  De los muchos fragmentos que se podrían subrayar destaco éste:

Un día como el de hoy, mi maestro William Faulkner dijo en este lugar: «Me niego a admitir el fin del hombre». No me sentiría digno de ocupar este sitio que fue suyo si no tuviera la conciencia plena de que por primera vez desde los orígenes de la humanidad, el desastre colosal que él se negaba a admitir hace 32 años es ahora nada más que una simple posibilidad científica. Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos, nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra.

viernes, 18 de abril de 2014

Superación de límites o el infinito en casa

Escribe Hegel:

«Algo no puede ser dotado o sentido como límite, falta, barrera... sino porque quien lo nota está simplemente más allá de tal límite, privación o barrera. Es, pues, sencillamente, inconsecuencia no ver que el mero hecho de designar algo como finito o limitado encierra la prueba de la presencia real en él de lo infinito y de lo ilimitado; y que solamente puede tenerse conciencia de un límite en cuanto lo ilimitado está dentro de tal límite en la conciencia misma» (Enzyklop. d. phil. Wissenschaften. § 60).
 
Añade García Bacca:

"El darse de cabezadas contra una pared sólo es posible porque quien se da de cabezadas puede y de alguna manera está más allá de la pared. El tropezar con un límite se hace en virtud de una trans-finitud. Y como la potencia expansiva, transfinita del vapor encerrado en los límites de una caldera pone en movimiento esa cosa férreamente aprisionadora y delimitante que es una locomotora, así la multiforme potencia de infinitud que hay en cada cosa, sobre todo en el hombre, tropieza contra las barreras ónticas -este cuerpo, número fijo de sentidos y de estos sentidos, número fijo de categorías...- y esta lucha en la misma cosa entre finitud y transfinitud, entre cosa y ser, pone en movimiento intrínseco y esencial, a la cosa misma hacia lo Infinito (...)".

Bien, no hace falta ir muy lejos para encontrarlo: tenemos al infinito en casa.

miércoles, 16 de abril de 2014

Un texto de Nietzsche para comentar

El mayor acontecimiento reciente -que “Dios ha muerto”- (…) empieza desde ahora a extender su sombra sobre Europa. Al menos, a unos pocos (…), les parece efectivamente que acaba de ponerse un sol, que una antigua y arraigada confianza ha sido puesta en duda. Nuestro viejo mundo debe parecerles cada día más crepuscular, más dudoso, más extraño, "más viejo" (…) Estas consecuencias inmediatas no son para nosotros (…) de ninguna manera tristes, opacas ni sombrías; son más bien como una especie de luz, una felicidad, un alivio(…). Efectivamente, los filósofos, los "espíritus libres", con la noticia de que el "viejo Dios ha muerto" nos sentimos corno alcanzados por los rayos de una nueva mañana (…). Ahí está el horizonte despejado de nuevo, aunque no sea aún lo suficientemente claro; ahí están nuestros barcos dispuestos a zarpar, rumbo a todos los peligros; ahí está toda nueva audacia que le está permitida a quien busca el conocimiento; y ahí está el mar, nuestro mar, abierto de nuevo, como nunca”.
 
                                                                     Nietzsche. La Gaya Ciencia.


En este texto el autor reflexiona sobre el problema de la muerte de Dios.


1) Exponer las ideas y la estructura argumentativa del texto propuesto.

lunes, 14 de abril de 2014

Nota sobre Juan David García Bacca

Juan David García Bacca
La impresión que por ahora me va quedando tras leer algunos textos del filósofo español Juan David García Bacca, algunos de sus escritos sobre ciencia, lógica, historia, filosofía, lecturas dificiles, exigentes, apasionantes, consiste en que las cosas todas, piedra, planta, hombre, sociedad, estrella, andan arrebatadas por un impulso que tira de ellas en una doble dirección. Por un lado, la que lleva a cada cosa a desbordar los límites que la constituyen, abriéndose a la metamorfosis y la transformación. Por otro, aquella que la lleva a encerrarse en las fronteras que la definen resguardándose en ellas de los vientos del infinito. Y todo ello, en el seno de un Universo, Cosmos, Caos que, en combate esforzado contra la entropía, despliega su inmensidad en una creación de novedades sin fin.

¿Y el ser humano? El ser humano, encerrado y desencerrándose, anda desde hace unos siglos, apenas desde el Renacimiento, inventando las maneras y procedimientos de hacerse infinito por el único medio determinado y eficaz que es trasn-finitarse a golpe de ocurrencia, invento, plan técnico, regulador de la infinidad dinámica del Cosmos...

Entre esos seres humanos osados y aventureros se encuentra sin duda Juan David García Bacca y su invitación a filosofar ¿Cómo no estarle agradecido por sus textos? Aquella parte de nosotros mismos que no retrocede con vértigo ante el infinito lo está, y la otra... también.

miércoles, 9 de abril de 2014

Tres banderas

Son tres banderas muy especiales. 

Una es la bandera gitana:


Esta bandera fue establecida por primera vez durante el Primer Congreso Gitano celebrado en Londres en 1971. Se divide en dos franjas horizontales, azul y verde, con una rueda roja en el centro. La parte superior, azul, simboliza el cielo, que es el techo del hogar del pueblo romaní. La inferior, de color verde, simboliza el suelo, el mundo por el que transitan. La rueda expresa los deseos de libertad de circulación más allá de las fronteras establecidas.


Otra es la wipala:


Esta bandera es cuadrangular, de siete colores, utilizada por algunas etnias de la cordillera de los Andes. La variante más extendida es la usada en la actualidad como símbolo del pueblo aimara. Fue reconocida como símbolo del Estado Boliviano por la Constitución de 2008.


Otra más es la bandera de Viriato, adoptada por Zamora:


Cuenta la leyenda que Viriato, en su lucha contra los romanos, gana una batalla y el cónsul al frente de las tropas le entrega una banda roja. Viriato decide atarla a su lanza y hace lo mismo hasta ocho veces en las que vence a los ejércitos romanos. La bandera queda así: un palo o lanza con ocho cintas rojas separadas, a tiras sueltas.

¿Por qué son tan especiales? Porque quiebran identidades, se abren al horizonte y expresan diversidad. Son banderas por las que no hay que morir, pero por las que merece la pena vivir. 

viernes, 4 de abril de 2014

Salirse por la tangente

La expresión "salirse por la tangente" suele referirse a la actitud de una persona que elude responder a una pregunta comprometida. Este sentido es negativo e implica buscar una salida sin afrontar el problema. Sin embargo, la expresión posee también un sentido positivo y afirmativo cuando caracteriza a la transfinitud del ser humano, a su capacidad para superar límites y desplazar fronteras, transformando el ser de las cosas y su propio ser.  En este sentido, salirse por la tangente es expresión luminosa de la infinitud que alienta en el seno de lo humano. Con la profundidad, el rigor y la originalidad que le caracteriza, Juan David García Bacca desarrolla así la cuestión, mientras une en su escritura ciencia y filosofía:

"La transfinitud humana debe asemejarse a la tangente de una curva. Cada tipo de curva fija, en general, su ecuación propia para la tangente, para «su» tangente; y esta ecuación de la tangente posee valores propios en cada punto de la curva; sólo que la tangente, si bien participa y se une a cada punto de la curva, no se deja encerrar en ella ni es ella misma una curva de estructura finita. El conjunto de tangentes de los puntos de una curva es una curva en transfinitud; por y en la tangente cada punto se libera hacia el infinito, tiende al infinito. Y, sin embargo, no se pierde la conexión entre curva (finito) y tangente (transfinito), sino que la ecuación de la tangente une, por ley fija y propia para cada curva, lo finito y lo transfinito. La operación «derivar» hace el oficio mágico de unir, legal y necesariamente, finito y transfinito.

De parecida manera: el hombre parece en todos los órdenes -químico, sensible, intelectual, moral...- una curva cerrada, definida, definiente. Pero en cada punto de este conjunto de curvas conexas y multiformes puede construirse una tangente; y por cada una evadirse, de propia manera, hacia el Infinito en virtud de la transfinitud esencial al hombre. Y esta correlación entre finito e infinito, a través y en virtud de nuestra íntima transfinitud, es el filosofar en cuanto tarea vital, como empresa ontológica en que se descubre el logos o razón propia del hombre en cuanto ser (on), y el ser de todas las cosas. 

Hacer transfísica o metafísica es hallar para y en una cosa finita la tangente, el punto de evasión y de superación hacia lo Infinito".

                               Juan David García Bacca. Invitación a filosofar.