lunes, 6 de octubre de 2014

Diario de clase: felicidad y eternidad

Durante un largo rato, la clase de 1º ha debatido sobre una cuestión: ¿en qué consiste una buena vida? Una pregunta como ésta ha llevado al tema de la felicidad. Y el tema de la felicidad ha llevado al del tiempo. O mejor, al de "su" tiempo propio. Mientras que en el conjunto de la clase había desacuerdo sobre el contenido concreto de una buena vida, porque para unos consistía en una vida sin preocupaciones y para otros esa vida despreocupada era aburrida, propia de un pez pero no de un ser humano, parecía que todos estaban de acuerdo en lo siguiente: una buena vida es una vida feliz, pero la felicidad es pasajera, instantánea, fugitiva. Y sin embargo, cuando todo parecía ya dicho, un alumno levanta la mano y dice ¿no podrá ser que hay algo eterno acompañando a cada instante, de modo que cuando somos felices, lo descubrimos por un momento?

Con la idea maravillosa de una eternidad que acompaña al presente, siempre dispuesta a encarnarse en él, pero nunca del todo, en un tiempo singular al que llamamos felicidad, la clase llegó a su fin.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor, diga a su alumno que su idea es bella y esperanzadora.

Anónimo dijo...

Yo creo sinceramente que la Felicidad es atemporal, no puede medirse con una escala de tiempo, es imposible decir cuanto va a durar pero algo que tengo claro esque no es instantánea ni pasajera.Es cierto que hay momentos en la vida que son dolorosos , en los que no tenemos ganas de sonreir.La gente podria decir que en ese momento no somos felices , pero yo creo que se está confundiendo Alegría con Felicidad.
Tu puedes estar alegre o contento en momentos puntuales, pero si llevas una vida de la que estes orgulloso, de la que no te tengas que arrepentir de nada, por muchas veces que llores no vas a dejar de ser feliz, porque el hecho de que estes triste por la pérdida de un ser querido no significa que se haya esfumado tu felicidad.

José dijo...

En respuesta al comentario del 6 de Octubre: se lo diré.

En respuesta al comentario del 8 de Octubre:anoto la diferencia que estableces entre alegría y felicidad para tenerla en cuenta, gracias.

Paula Rodrigo Jiménez dijo...

Desde mi punto de vista, la felicidad y la buena vida guardan total relación. Y es que una persona cuya vida carezca de sentido posiblemente no sea feliz. Es verdad, que la felicidad es un estado pasajero e instantáneo porque nuestro día a día está lleno de momentos que aportan a nuestra vida positividad (felicidad) o por el contrario negatividad (esos momentos de desconsuelo que desearíamos no haber vivido pero que al fin y al cabo nos sirven para darnos cuenta de los que nos lleva o no a un estado constante de felicidad). Pero la felicidad no solo la aportan los momentos vividos,las personas que nos rodean tienen un papel crucial en nuestra felicidad puesto que en gran parte son los que nos hacen sentir especiales, nos regalan parte de su tiempo para estar junto a nosotros, para escucharnos y aconsejarnos, hacernos dar cuenta de nuestros errores...
Cada instante de felicidad está acompañado de pequeñas cosas y personas, tanto visibles como invisibles, que hacen de ese instante algo tan especial que desearíamos que jamas llegara a su fin.

Sara Vilches Plaza dijo...

En mi opinión, la felicidad en sí es algo completamente subjetivo, que depende de las preferencias, gustos, sentimientos, circunstancias, objetivos... de cada persona. También opino que la felicidad es instantánea y pasajera, aunque también es verdad que muchos nos refugiamos en nuestros recuerdos, aquellos que un día nos produjeron felicidad o alegría, para sentir algo parecido a estos dos términos en un momento de necesidad de ello.
Por lo tanto, realmente a esto no lo considero felicidad como tal. Sino una forma de amarrarse a algo que nos haga un mal momento más llevadero. Si la suma de todas aquellas sensaciones de felicidad es mayor en tu día a día que las sensaciones negativas, considero esa vida como feliz. Aunque esas sensaciones negativas también forman parte de esa felicidad (si son menores), ya que es un símbolo de superación y lecciones que tú mismo vas adoptando y que te servirán para continuar con tu felicidad.

Ana Trillo dijo...

Yo creo que la felicidad es instantánea, que dura lo que dure el momento en que solo tienes ganas de reír. No creo que exitan esas personas que dicen que son felices que siempre sonríen, ya que siempre hay algo aun que sea pequeño que puede cambiar tu estado de ánimo, tus ganas de no sonreír. Por eso se dice que la felicidad dura un momento, y que hay que disfrutar ese instante.

Paula Santana dijo...

Desde mi punto de vista ambos conceptos, la felicidad y una buena vida, son relativos, puesto que para una persona puede significar una cosa y para otros otra. Nunca habrá una definición general para concretar qué hacer para ser feliz o para vivir bien. Lo que sí puedo asegurar es que ambas comparten una relación ya que una conlleva a la otra, la felicidad de realizar algo que nos llena o de conseguir nuestros objetivos tendrá, como consecuencia, una buena vida. Pero la felicidad no es eterna, lo único que es eterno es el tiempo, esos instantes de felicidad que nos marcan en la memoria. No podemos vivir una vida completamente feliz porque a lo largo de toda ella vamos afrontando retos o cambios inesperados, malas rachas que no están en nuestros planes hacen que no seamos felices, pero ni lo bueno ni lo malo duran para siempre.
En definitiva, la felicidad es una montaña rusa, a veces eres completamente feliz y piensas que nada puede estropearlo y de repente, en cuestión de segundos caes en picado a un vacío y no sabes qué habrá en él.

Marta Cámara 1ºBTO B dijo...

Nuestra vida en el día a día,tiene momentos felices, tristes y algunos neutros.La felicidad no puede decirse que exista siempre en nuestra vida,sino que en determinados momentos y ante ciertas situaciones aparece.
Por ejemplo, nos encontramos con amigos que hace mucho que no veíamos y a los que queremos;un día estamos toda la familia junta celebrando algo,... Estos son momentos de alegría, que en verdad duran un tiempo insignificante para lo que dura nuestra vida.
Por supuesto hay que tener en cuenta que cada uno siente a su manera la felicidad, si se puede decir que es subjetiva,pero también efímera porque puede surgir en diversos momentos muy pequeños de nuestro día a día.
También hay que tener en cuenta que la felicidad se contrapone al dolor y la tristeza que determinados sucesos nos hacen sentir y muchas veces no somos conscientes de que aunque duren lo mismo parece que son mucho mas duraderos por lo que estos momentos de dolor parecen muchísimo mas largos y pesados frente a los momentos de alegría.Por ejemplo, el nacimiento de un hermano, que es un gran acontecimiento, se ve pequeño y a veces insignificante ante la muerte de un amigo, de un padre o de cualquier familiar cercano.
En conclusión ,la felicidad, que no es algo constante en nuestra vida se ve muchas veces empañada e incluso anulada por acontecimientos dolorosos e inesperados.

Sofia Gomez dijo...

En mi opinión, la felicidad es un estado que hay que tratar de alcanzar para transitar todo el camino de la vida, que es duro, de altos y bajos, así que no se puede ser feliz eternamente, y tampoco se DEBE ser infeliz eternamente. Jorge Luis Borges decía "El hombre, día a día, da vuelta la página de lo que el destino le ha escrito, y debe interpretar cada día el papel que le asignaron". Sin llegar a ese derrotismo de que no se puede hacer nada, lo que sí se tiene que intentar es de alcanzar esos momentos de felicidad a lo largo del camino, cuantos más se puedan. Y tiene que haber momentos de tristeza, porque sino la felicidad no se valora. También es importante tener la inteligencia suficiente como para apreciar esos momentos que nos hacen felices, y recordarlos, porque cuando los recordamos, volvemos a ser felices.