miércoles, 3 de noviembre de 2010

Las etapas de la vida.

Solemos entender nuestra vida como una sucesión de etapas que se siguen las unas a las otras. Al nacimiento le sigue la infancia, a ésta la juventud y tras ella llegan la madurez y la vejez. Sin embargo, nuestra vida no sólo es sucesión, porque en cada una de sus etapas cierto tema vuelve a ser de nuevo planteado, ocurriendo que cada etapa se singulariza y diferencia de las demás por el modo de afrontar y responder a ese mismo tema, con sus desafíos y sus retos. Con su replanteamiento, ese tema va adquiriendo determinaciones propias que revelan su riqueza inagotable. En este sentido, nuestra vida no es sólo sucesión de las etapas que la constituyen (infancia, juventud, madurez, vejez), sino variación de un cierto tema que renace en cada una de ellas, insistiendo en ser y revelando en cada variación nuevos aspectos y determinaciones.

¿Podríamos indicar en qué consiste ese tema que vuelve una y otra vez en cada una de las etapas de la vida, ofreciéndo la posibilidad de una determinación propia? De modo tentativo querríamos nombrarlo con la expresión "ir naciendo". Cada etapa de la vida en su diferencia afrontaría a su modo el mismo y singular fenómeno del ir naciendo. Ahora bien ¿qué podemos entender por tal fenómeno? De modo muy general  consiste en el distinguirse algo de otra cosa con la cual sigue manteniendo una relación. A la luz de esta consideración podemos recorrer brevemente las etapas de la vida, no atendiendo sólo a su sucesión, sino a la diversa respuesta que en cada una de ellas se da al único y mismo fenómeno que insiste en su variación: el ir naciendo.

Y así, habiendo de nacer, el aún no nacido deja el mundo en el que estaba, oscuro y plácido, para nacer al otro, al mundo de su infancia, y a ese ir naciendo el niño responde con el juego. El infante juega, y jugando, un día, en su ir naciendo deja el mundo de la infancia para nacer al de la juventud. Juventud como lejanía de la niñez y extrañeza, pero también afán de exploración y de aventura. El joven explora, se aventura. Y jugando, explorando y aventurándose, un día su ir naciendo le lleva a la madurez. El adulto responde a ella con la creación. Es el tiempo de las obras, los proyectos, los empeños. Es el cuadro, la escultura, la novela, la casa, la profesión, el hijo. Pero el ir naciendo insiste en ser. El adulto juega, explora y se aventura, crea. Y un día, jugando, explorando, aventurándose y creando, sigue naciendo y lo hace a la vejez. Atrás van quedando poco a poco las obras y los proyectos. Y el anciano responde a su ir naciendo, tal vez, con un cierto saber acerca de su propia identidad, acerca de quién es aquel que va naciendo, mientras el ir naciendo le lleva en volandas hacia un enigma al que muchos llaman "morir". Pero ¿qué significará morir, cuando el ir naciendo renace de sí mismo en cada etapa de la vida? Y ¿qué significará el fin de algo que tiene en sí mismo su propio término? El fin o el morir, el no saber a dónde uno va, el advertir que nadie lo sabe, el saber que ser muriente es un ir sin saber hacia dónde, como el niño que va naciendo de las entrañas de la madre, como el anciano  que, convertido en semilla de sí mismo, se lanza hacia un nacimiento eterno...


10 comentarios:

José dijo...

Pregunta para los alumnos (aunque no sólo). El video ¿muestra a nuestra vida como algo con sentido inmanente, trascendente o carente de él?

Anónimo dijo...

Es de sentido trascende porque el anciano dice que la muerte es solo el paso entre la vida y la eternidad, y quiere compartirlo con su hijo, el cual tiene miedo de éste hecho.

Hablo en nombre de Jose Soto (yo) Jose Serrano y Adrian Saiz

Anónimo dijo...

En el caso del video de las etapas de la vida hemos llegado a la conclusión que se trata de un tipo de respuesta transcendente ya que nos da a entender que la muerte es un paso hacia algo desconocido que tiene sentido.
Macarena, Beatriz, Jennifer, Teresa.

Anónimo dijo...

En este video el hombre anciano cree que la muerte no es el fin de todo, asi que tiene un sentido trascendente. El otro hombre que aparece en el video, llamado Hassan, piensa que la muerte es el final de todo, para el la vida tiene un sentido inmanente.

miriam romero
david sanchez
irene valiente

Anónimo dijo...

El video es transcendente porque el viejo dice que la muerte es el paso a una vida mejor ya que hassan no cree en la vida despues de la muerte, mientras que su padre dice que si la hay. El padre opina que no hay que estar triste por la muerte porque despues de esta habra una eternidad

Anónimo dijo...

tiene sentido trascendente xq piensa que hay algo mas despues de la muerte y que a partir de la muerte hay un nuevo comienzo.



FELIX

Anónimo dijo...

Muestra la vida como algo trascendente porque no es el final si no hay principio según el maestro/padre de Hassan. Dice que hay algo después de la muerte pero que como no lo conocemos no nos lo creemos hasta que lo comprobemos por nosotros mismos.
P.S, N.S, A.S, E.L

Anónimo dijo...

Nosotras opinamos que es trascendente, ya que no hay que tener miedo a lo desconocido...
En el video compara el nacimiento de un bebé con la muerte de una persona que tiene miedo a lo que pueda haber despues de la vida.
La respuesta del anciano es que si solo caminaramos sobre lo conocido nos perderiamos un monton de cosas.
N.O, A.P, N.R, S.R

Anónimo dijo...

En esta entrada, creemos que plantea el sentido de la vida desde un punto de vista transcendente, porque la persona que va a morir dice: "mi boda con la eternidad" por lo que piensa que la muerte es el comienzo de otra vida nueva, de algo que no tiene fin.

1ºBto D, Estefanía, Laura, Diana y María M.

Javier, Cristina's, Alberto. dijo...

Creemos que en este fragmento de película se muestra la vida con un sentido trascendente, si lo miramos desde el punto de vista del padre/maestro de Hassan, ya que él piensa que la muerte te hace inmortal, por lo que es un nuevo renacer, una vida siguiente a ésta.
Alberto, Javier y Cristina's.