viernes, 21 de febrero de 2014

¿Cómo perdura lo temporal?

Antonia
¿Hay una inmortalidad propia de los seres temporales? ¿Poseen un modo de perdurar que no suponga abandono alguno de su singularidad? ¿En qué consiste? 


Antonia y su bisnieta, tras la muerte su amigo Dedos Torcidos, vuelven lentamente a casa a lomos de un caballo de labranza. La niña pregunta a Antonia: 
-¿Dónde está Dedos Torcidos, dónde están todos? 
Y Antonia le contesta: 
-El cuerpo de Dedos Torcidos lo han quemado y han esparcido sus cenizas por la tierra. 
A la niña no le bastan estas palabras e insiste: 
- Sí, pero... 
Y Antonia le responde: 
-Nada muere completamente. Siempre queda algo, de lo que crece algo nuevo. Así empieza la vida, sin saber de dónde viene ni por qué. 
-¿Pero por qué? 
-Porque la vida quiere vivir (...).



Fragmento de la película holandesa “Antonia” (1995), dirigida por Marleen Gorris.